En las últimas horas se confirmó que una enfermera que trabaja en una residencia geriátrica local dio positivo al testeo del COVID-19, luego de haber sido contagiada por un familiar.

El caso hizo sonar todas las alarmas en el hogar Hestía, ubicado en 2 entre 61 y 62, en el que actualmente residen alrededor de 40 adultos mayores.

Según explicó su director, el médico psiquiatra Nicolás Macrinos, apenas se enteraron de que la enfermera tenía un familiar con coronavirus se le pidió que no fuera más a trabajar y que se aislara. La empleada “estaba asintomática”, según aseguró el responsable del hogar.

Frente a este caso, desde el hogar, dijo el director, se extremaron las medidas de seguridad e higiene. Sin embargo, y ante el pedido de familiares, les negaron la posibilidad de realizar testeos masivos en tanto los mayores residentes y el personal no presentan síntomas.

En el contexto de preocupación que vive la comunidad de la residencia, expresó que “estamos tratando de combinar con el Ministerio de Salud y el Municipio para que vengan a realizar muestras, para ver si tenemos otro contagio, pero nos dicen que tiene que manifestarse síntomas, y es entendible porque está dentro del protocolo a seguir”.

En ese sentido, destacó la metodología de muestreos en cantidades implementados por las autoridades para detectar circulación del virus en instituciones cerradas, como se realizó semanas atrás en un geriátrico de Tolosa con antecedente de Covid-19. Considera que una medida de ese tipo sería pertinente para el caso de Hestía, donde hasta el momento ningún residente presentó síntomas.

“Como es la primera vez que ocurre, queremos dejar tranquilos a todos. Hay un estrés, también. Hay que amortiguar los sucesos, tenemos que seguir atendiendo”, añadió Macrinos.

Acerca de los protocolos y cuidados adoptados en la residencia, expresó que “con respecto a los empleados, cuando llegan se les toma temperatura e ingresan con barbijo, cofia y otros elementos de bioseguridad”.

En tanto que con los residentes, dijo, “ya de por sí se le hacen controles de rutina de signos vitales” que permiten detectar si tienen fiebre, que es uno de los síntomas más visibles del Covid-19.

“Hemos hablado con Municipio así que están al tanto de lo que ocurrió. Nosotros ni bien tuvimos conocimiento del test positivo de la enfermera, dimos inmediato aviso a los familiares de cada abuelo”, finalizó.

Familiares de los adultos mayores que residen en el hogar no pudieron ocultar su preocupación. “Mi mamá tiene 67 años y padece cáncer, está en el grupo de riesgo, al igual que los abuelos que están en la residencia, muchos con más edad que ella. Ayer el director del centro se comunicó conmigo y me dijo que la enfermera dio positivo. Desde la residencia han actuado muy bien”, contó la hija de una residente en diálogo con EL DIA. Al mismo tiempo, con suma preocupación y desesperación, reclamó por la realización de testeos por parte de las autoridades sanitarias.