La población mayor en la Argentina registró un crecimiento del 1,4% en la Argentina entre 2010 y 2019, período en el cual las enfermedades del sistema circulatorio fueron las causas más frecuente de mortalidad de personas mayores y se elevaron las causas por enfermedades infecciosas y parasitarias y tumores malignos, de acuerdo a un informe del Ministerio de Salud de la Nación.

El análisis de la cartera se desarrolló a partir de los datos de la Dirección de Estadísticas e Información de la Salud (DEIS), con el objetivo de “dimensionar las diferentes causas y tasas por jurisdicción para identificar intervenciones futuras en políticas de salud”, detalló la cartera.

El informe asegura que el crecimiento de los adultos de 60 años y más “representó el 1,4% , ya que pasaron de 5.771.696 personas en el 2010 a casi 7.000.000 en el 2019”.

Analizado en proporción al total de la población, las personas mayores representaban el 14,1% en el Censo del 2010 y un 15,5% en la proyección poblacional del 2019.

El documento detalló que las causas más frecuentes de mortalidad en las personas mayores en ese período fueron las enfermedades del sistema circulatorio (32,6%), las del sistema respiratorio (19,3%) y los tumores malignos (17,7%).

En ese período, si bien las enfermedades del sistema circulatorio mostraron un patrón descendente que no alcanzó para continuar siendo la causa principal de decesos, un grupo de ciertas enfermedades infecciosas y parasitarias evidenciaron tasas elevadas al inicio del período, para luego mostrar una tendencia a la baja.

En tanto, los tumores malignos y las lesiones por causas externas arrojaron porcentajes más elevados en el grupo de 60 a 79 años, mientras que las enfermedades respiratorias fueron más frecuentes en personas de 80 años y más.

Por otra parte, causas como la diabetes mellitus y las enfermedades del sistema urinario mostraron un aumento a partir de los últimos años analizados.

La gerontóloga Susana Lía Daichman, presidenta del Centro Internacional de la Longevidad para la República Argentina, dijo a Télam que las causas de mortalidad de personas mayores de 60 años “siempre fueron los temas circulatorios, tumorales y pulmonares, lo que vemos ahora, en la pospandemia es que estas razones no sólo se incrementaron sino que se agregaron deterioros cognitivos que afectan a los mayores”.

Daichman enfatizó que “toda patología que pudiera haber estado sufriendo la persona mayor antes de la pandemia se incrementó por el aislamiento, la falta de controles, el descenso de las defensas. En la pandemia hubo una caída importante en la atención médica de las personas mayores .

Entre las patologías más frecuentes que ahora se ven están el deterioro cognitivo, las enfermedades cardiovasculares y las respiratorias en especial en aquellas que tuvieron Covid.

“Depresión, pérdida de la memoria, confusión, están entre las causas del deterioro cognitivo” dijo Daichman y añadió: “La ciudad de Buenos Aires es una de las capitales más “envejecidas” de la región detrás de La Habana y Montevideo”.

Explicó que a las personas mayores “ahora se las ven más frágiles que antes de la pandemia” y enfatizó que el promedio de vida “no va a descender, lo que bajará en los próximos años es la calidad de vida a raíz de este incremento de patologías”.

Daichamn indicó que a esta situación hay que sumarle la discriminación que todavía persiste para la atención médica de las personas mayores.

“El sistema de salud en general le da más prioridad a los jóvenes, muchos mayores ven como son derivados de un lado a otro porque no tienen un lugar donde atenderse pese a que tiene una muy buena capacidad de respuesta a los tratamientos. Los mayores deben ser evaluados y diagnosticados a tiempo”, precisó la especialista.

En el informe, realizado en cooperación con la OPS/OMS se busca “conocer el estado de salud y contribuir al bienestar de la población mayor en línea con el cumplimento de las metas de la agenda 2030″, destacó el Ministerio.

El subsecretario de Estrategias Sanitarias, Juan Manuel Castelli, agradeció el trabajo articulado con las autoridades sanitarias de las 24 jurisdicciones que “permitió saber con mayor nivel de precisión tasas y cambios sustanciales en algunos segmentos de la población argentina”.

Por su parte, el representante de OPS/OMS en Argentina, Javier Uribe, puso en valor que la información obtenida garantiza un impacto favorable de políticas públicas en beneficio de las personas mayores, y destacó que el desafío será la actualización de datos considerando la realidad de cada una de las jurisdicciones.

“Argentina es el primer país de la región en generar un documento técnico que empieza a estructurar las intervenciones estratégicas en torno a los pilares de la Década del Envejecimiento Saludable”, agregó.

El director nacional de Abordaje por Curso de Vida, Marcelo Bellone, llamó a “profundizar acciones que permitan la construcción de indicadores positivos y las intervenciones oportunas que promuevan la funcionalidad en entornos saludables”.

En tanto la directora de Adultos y Personas Mayores, Adriana Capuano, explicó que “el desafío es cumplir con los pilares propuestos por OMS para esta década, promover investigaciones e intervenciones que contemplen indicadores como la expectativa de vida y fortalecer el trabajo en red para mejorar en conjunto la calidad de vida de la población”.

Fuente: 
Télam
Comparte en tus redes