Los adultos mayores padecen “la falta de protección de los derechos”, profundizada por la crisis generada por la pandemia de coronavirus y continúan “siendo ignorados y desatendidos en las políticas y programas nacionales”, afirmó hoy la alta comisionada de Naciones Unidas (ONU), Michelle Bachelet.

En el marco de la 12ª sesión del Grupo de Trabajo sobre Envejecimiento, la funcionaria se refirió a la discriminación relacionada con la edad y subrayó que “crea y exacerba la pobreza y la marginación”, además de amplificar “las amenazas a los derechos humanos”.

Además, sostuvo que los ancianos se encuentran “al margen de la sociedad en el momento en que más necesitan nuestro apoyo”, informó las Naciones Unidas a través de su página web.

“Hoy más que nunca, las personas mayores necesitan una mayor protección para disfrutar plenamente de sus derechos humanos. Pero la realidad es que los marcos legales internacionales, que deberían proteger a todos, sin discriminación, todavía invisibilizan a las personas mayores”, dijo durante la sesión.

Bachelet también subrayó que el marco de derechos humanos para las personas mayores “es totalmente inadecuado y brinda una cobertura fragmentada e inconsistente de sus derechos humanos, tanto en la ley como en la práctica”.

Para reforzar esto, argumentó que ninguno de los tratados de derechos humanos de la ONU actuales contiene disposiciones específicas sobre la discriminación por edad, y destacó la “falta de instrumentos de garantías” para ese colectivo.

Este tipo de discriminación, remarcó, es “omnipresente” en todas las sociedades y cuenta con estereotipos que “pueden ser peligrosos”.

También se refirió a las crisis humanitarias y el cambio climático como otros factores que impactan “más gravemente” en la salud, el acceso a alimentos, agua, saneamiento, tierra, vivienda y medios de subsistencia de los ancianos.

“Tenemos que luchar contra esto”, destacó la funcionaria, y citó el documento “Nuestra Agenda Común”, del secretario general de la ONU, António Guterres, al señalar que “las personas mayores son parte integral de esta agenda”.

La alta comisionada también se refirió a las proyecciones que indican que para 2050 se duplicará el número de adultos mayores de 65 años y que ese grupo etario superará al de jóvenes entre 15 y 24 años.

“Frente a estos desafíos, es imperativo fortalecer los derechos humanos de las personas mayores”, enfatizó.

A su vez, instó a los participantes de la sesión a delinear las medidas que promuevan la protección de “los derechos y la dignidad de las personas mayores”.

Finalmente, Bachelet manifestó que los adultos mayores deberían “estar libres de la violencia” y tener la posibilidad de “participar, contribuir al desarrollo sostenible y tener acceso a la justicia por cualquier violación de sus derechos humanos”.

Fuente: Télam
Comparte en tus redes