Residentes de un hogar fueron a la justicia para que los vacunen

Residentes de un hogar fueron a la justicia para que los vacunen

Según informó el medio platense Diario Hoy, en su edición del domingo 28 de marzo, un grupo de residentes de un geriátrico de La Plata debieron presentar un amparo en la Justicia para que PAMI (Programa de Atención Médica Integral) los vacune.

La abogada Alicia Cagnani Salinas, quien representa a los 30 adultos mayores internados en la residencia Casa Blanca, ubicada en 491 entre 11 y 12 de Villa Castells, explicó a Diario Hoy que “en el mes de febrero el director médico de la residencia envió un correo electrónico a la dirección que PAMI habilitó para que justamente las residencias y geriátricos enviaran el listado de pacientes y trabajadores para que sean vacunados”.

“PAMI responde con el compromiso de vacunar a la brevedad. Sin embargo, llegamos a esta instancia esperando todavía que vacunen a los residentes. Ante esto, nos presentamos en la Justicia con una acción de amparo y requiriendo que se apliquen las dos dosis a quienes se encuentran en el hogar”, apuntó la letrada.

DEMANDA

En el escrito al que accedió el multimedio platense se plantea que, “ante la actitud dilatoria y omisiva desplegada por la prestadora PAMI”, se aguarda que la Justicia “le ordene el cese de su conducta omisiva a fin de que el Ministerio de Salud, por intermedio o no de PAMI, dé tratamiento y otorgamiento de la prestación requerida y, ordenando a la accionada, disponga en forma inmediata la vacunación, por medio de personal idóneo, de la totalidad de los residentes actuales de larga permanencia que están dentro de la residencia Casa Blanca de Villa Castells, La Plata, provincia de Buenos Aires, incluidos los trabajadores aún no vacunados en su lugar de residencia”.

Para ello, se pone de manifiesto que “es el propio Ministerio de Salud quien ha determinado, siguiendo los criterios de la OMS (Organización Mundial de la Salud), que las personas mayores de 60, las que tienen enfermedades respiratorias o cardiovasculares y las que tienen afecciones como diabetes presentan mayores riesgos en caso de contagio”.

“Si no se nos vacuna no podemos tener contacto con nuestros familiares (interrumpido desde marzo de 2020) y, de parte de la accionada, hemos recibido por intermedio del director médico y el hogar una comunicación de PAMI a través de la única vía que a tal fin se implementó (el mail vacunacovid@pami.org.ar); pese a que hemos solicitado la inmunización, aún no tiene respuesta desde el 18 de febrero de 2021, sin que se nos indique cuándo se efectivizará la vacunación”, apunta la demanda.

LA RESPUESTA DE PAMI

El titular de PAMI La Plata, Marcelo Leyria, confirmó a diario Hoy que durante esta jornada se vacunará en la residencia en cuestión y agregó: “Estamos vacunando todos los días en las residencias, sin descanso ni fines de semana, con un esfuerzo muy grande del personal. Ahora que tenemos vacunas estamos tratando de imprimirle velocidad a la vacunación en las residencias y de hecho creemos que estamos en condiciones de duplicar el ritmo, teniendo en cuenta que hasta el momento vacunamos a cerca de 2.000 personas que residen o trabajan en esos hogares”.

“Cada residencia tiene que llenar una planilla donde incorpora a los residentes y a los trabajadores, y el esquema de vacunación lo establece el Ministerio de Salud bonaerense, estamos en colaboración con ellos y la idea es empezar a trabajar en conjunto también con la Facultad de Exactas de la UNLP (Universidad Nacional de La Plata) para ampliar la logística”, adelantó.

Marcelo Leyria, para finalizar, reiteró: “Necesitamos llevar tranquilidad a todas las residencias ya que son la prioridad. La velocidad depende de la llegada de vacunas”.

FUENTE:
DIARIO HOY

 

Los adultos mayores, en pandemia, un modelo de bienestar emocional

Los adultos mayores, en pandemia, un modelo de bienestar emocional

Lejos de la imagen de vulnerabilidad y rigidez frente a los cambios con que la que se las suele identificar, las personas mayores han sido durante la pandemia el grupo etario que mejor ha logrado llevarla desde el punto de vista emocional. Así lo han puesto en evidencia numerosas investigaciones hechas a lo largo del año pasado en el mundo, las que coinciden en una consoladora conclusión: la edad y el bienestar emocional aumentan a la par.

Frente a esta evidencia que encontró en la pandemia un laboratorio de comprobación excepcional, el gran interrogante es cómo se explica tal capacidad. ¿Será que con la edad la gente agudiza su habilidad para evitar situaciones de estrés? ¿O es que las personas mayores desarrollan de alguna manera la capacidad de afrontar las situaciones críticas con mayor entereza que el resto de la sociedad?

Para poner a prueba estas dos hipótesis, los científicos necesitaban un entorno en el que tanto las poblaciones más jóvenes como las de mayores se encontraran expuestas por igual a una situación prologada de fuerte estrés. Se trataba de un escenario ciertamente difícil de recrear de manera ética, pero que la pandemia impuso de por sí a nivel global.

EL ESCENARIO “IDEAL”

En ese contexto “ideal”, un equipo del Centro de Longevidad de la Universidad de Stanford reclutó en Estados Unidos una muestra representativa de mil adultos de entre 18 y 76 años de todo el país para obtener de ellos información sobre su estado emocional. De esta forma observaron que las personas mayores de 50 presentaban, en comparación con los adultos jóvenes, puntuaciones claramente más altas o más positivas en una amplia variedad de emociones diarias independientemente de sus ingresos o nivel de educación.

Si las personas mayores realmente alcanzan su bienestar emocional evitando situaciones de estrés -razonaron los investigadores- era de esperar que siendo un grupo que en medio de la pandemia no pudo evitar estar expuesto a un alto riesgo de muerte por contagio sus puntuaciones resultaran menores que las del resto de la sociedad. Lejos de eso, las encuestas mostraban más bien lo contrario: que los estados de ánimo de las personas de mayor edad permanecieron elevados, en promedio, en comparación con las demás.

En un estudio similar, psicólogos de la Universidad de Columbia Británica encuestaron exhaustivamente a unos 800 adultos de todas las edades en los primeros meses de la pandemia y llegaron a la misma conclusión.

“La pandemia ha provocado un brote de discriminación hacia las personas de edad, que han sido presentadas como un grupo vulnerable. Sin embargo nuestra investigación de la vida diaria en medio del brote sugiere lo contrario: la vejez aparece asociada con niveles de mayor bienestar emocional y menor estrés por la amenaza del COVID”, señalaron los psicólogos de la Universidad de Columbia al presentar la investigación.

LA EXCEPCIÓN A LA NORMA

Una de las pocas investigaciones sobre el bienestar emocional durante la pandemia que no encontró diferencias significativas relacionadas con la edad se basó en 226 adultos jóvenes y mayores del Bronx, uno de los distritos más desatendidos de Nueva York. En él las personas mayores a menudo viven con sus hijos y nietos, ayudando con las comidas, cuidando a los niños y ejerciendo en cierto modo un rol de co-paternidad. Estas condiciones de estrés adicional habrían sido, según concluyeron los investigadores, la razón de que entre ellos el nivel de bienestar emocional no aumentara con la edad.

Lo cierto que esta excepción a la norma refuerza en cierto modo la teoría del desarrollo emocional asociado al envejecimiento que vienen sosteniendo desde hace años muchos psicólogos. En términos sencillos, esta teoría plantea que cuando las personas son jóvenes sus objetivos y motivaciones apuntan generalmente a adquirir habilidades y correr riesgos que les aseguren un futuro mejor, lo que las somete a una fuerte presión emocional, pero al llegar a la mediana edad y volverse más conscientes de que el horizonte temporal, comienzan a volcarse hacia las actividades diarias más placenteras o con menos estrés.

RESILIENCIA

Para la profesora Silvia Gascón, directora de la Maestría en Gerontología de la Universidad ISalud y presidenta de la Red Mayor de La Plata, la respuesta a la pregunta de por qué los adultos mayores han sobrellevado emocionalmente mejor la pandemia se resume en la palabra “resiliencia”, un concepto que refiere a la propia capacidad de dejar las situaciones traumáticas atrás.

“Lo que muestran todos los estudios y encuestas hechas sobre el tema durante la pandemia, incluida la que hicimos en La Plata con la Red Mayor y HelpAge Internacional, es que las personas mayores tenemos en general una mayor resiliencia, es decir una mayor capacidad de asimilar las situaciones traumáticas, lo que se traduce en niveles más altos de bienestar emocional”, explica Silvia Gascón.

“Creo que eso tiene que ver con la historia de vida; con el hecho de haber atravesado antes situaciones críticas y haber podido superarlas –dice-. No hay que olvidarse que para nuestra generación de adultos mayores la pandemia no es una novedad: muchos de nosotros ya vivimos una con el brote de poliomielitis en nuestra niñez”,

La resiliencia, explica la psicogerontóloga, “se construye a lo largo de la vida enfrentando problemas y aprendiendo que uno puede adaptarse a sus desafíos. Qué mejor ejemplo de eso son todos los adultos mayores que antes de la pandemia apenas si podían usar una computadora y en el último año terminaron aprendiendo cosas nuevas por Zoom”.

“Por supuesto que hay que es importante aclarar que los adultos mayores no somos un grupo homogéneo y no todo el mundo tiene acceso a las mismas oportunidades –señala -. Pero en cualquier caso –dice-, la pandemia mostró a la sociedad nuestra enorme capacidad de adaptación, una capacidad que contradice la visión instalada de que los mayores somos personas frágiles y rígidas a las que nos cuesta cambiar”.

 FUENTE:
EL DIA

La Plata: Preocupa retraso para vacunar en residencias

La Plata: Preocupa retraso para vacunar en residencias

Las residencias de adultos mayores de La Plata expresaron su preocupación por la demora en la vacunación de residentes que llevan casi un año encerrados porque, aunque se les hacen estudios y controles de salud, hay consultas médicas que están muy demoradas. “En diciembre, enero y febrero, completamos todas las planillas para que los vacunen, en IOMA nos dijeron que lo haría PAMI, pero hasta ahora no vinieron y sabemos que las vacunas están porque a otros adultos los están vacunando”, sostuvo Lisandro Mariño, médico psiquiatra, gerontólogo y director médico de un Hogar de Meridiano V.

Desde PAMI, en cambio, resaltaron que “nunca se dejó de vacunar” y aseveraron que la campaña, desde que comenzó en enero, ya lleva vacunados a 16.000 residentes en la Provincia.

De acuerdo a lo que informó la Cámara de Hogares y Centros de Día de la Provincia, en Ensenada ya se vacunó al 70 por ciento de los adultos mayores que están en residencias; en Berisso, al 60 por ciento y en La Plata, sólo al 25 por ciento, aunque se aclaró que algunas residencias locales ya tienen fecha de vacunación.

“La ciudad de La Plata es el que está más lenta está en la vacunación; en líneas generales se priorizaron las residencias que tienen convenio con PAMI”, sostuvo Leandro Durán, directivo de la Cámara de Hogares y Centros de Día bonaerense.

Para los adultos mayores la vacuna abre una puerta para poder recuperar parte de todo lo que durante la pandemia quedó en compás de espera, por ejemplo, una salida para comer con los hijos o una consulta con el odontólogo.

“Hace un año que están encerrados, sin poder hacerse placa de tórax o electrocardiogramas con una mejor calidad que la que tienen los equipos portátiles; tampoco han visto a sus médicos de cabeceras u otras especialidades”, agregó Mariño.

Además entre los directores médicos de las diferentes residencias de la Región crece la preocupación por la saturación de la capacidad de los hospitales y coincidieron en que cada día se complica más conseguir camas de internación.

Eso los llevó a insistir en el reclamo de que PAMI acuda a las residencias para vacunar a los adultos mayores y a los discapacitados. Según se consignó, se mantuvieron reuniones con autoridades del Ministerio de Salud de la Provincia, con directivos de IOMA y otros de PAMI y, aunque todos hayan expresado voluntad de que esa franja etaria se vacune, aún siguen en una ansiosa espera.

“No están viniendo a vacunar, PAMI quedó en hacerlo, pero después llamó para cancelar y nosotros ya mantuvimos reuniones con todo el mundo, pero sin resultados”, dijo Mariño.

Alberto Coscarelli, es director médico de dos hogares de sostén para adultos mayores, uno está en City Bell y otro, en Villa Elisa, con un total de 110 residentes a los que aún no se vacunó.

“PAMI es la unidad ejecutora de las vacunas, nos envió un mail, pero no se volvió a contactar para organizar cómo va a ser la vacunación y tanto los adultos mayores como sus familiares están muy ansiosos por ese tema”, dijo el profesional. En esos hogares tampoco se permiten visitas de familiares y los residentes no pueden salir.

Con los adultos mayores institucionalizados sin vacunar tampoco se pueden permitir encuentros estrechos con los familiares y mucho menos salidas.

Daniel Raier, administrador de un hogar de Ensenada, señaló que existe la preocupación porque aún no se vacunó a los residentes de ese lugar, pero agregó que esta semana recibió una comunicación de PAMI en la que se solicitó que enviaran un listado actualizado de los adultos mayores. “En otro hogar de Ensenada ya vacunaron y creemos que los próximos seremos nosotros”, dijo Raier.

Por su parte, la psicóloga Ana Moreira, de un hogar de Meridiano V, explicó que “en la residencia nuestra todavía no vacunaron. Sí está casi el 100 por ciento de los empleados, todos los auxiliares, con las dos dosis de vacunas, lo que ha generado un alivio, para nosotros, los residentes y la familia. Hay una gran expectativa, deseamos que los residentes sean vacunados. De cualquier manera estamos trabajando con la idea de que con vacuna incluida hay que ser prudentes y seguir manteniendo los protocolos. Esto hay que sostenerlo todo el tiempo porque hay una tendencia a bajar la guardia”.

La profesional resaltó que “los residentes tienen cierta fantasía de que después de la vacuna (todo) va a ser como antes. Y eso genera la necesidad de trabajar las expectativas. Y los familiares también están muy ansiosos porque la vacuna permitiría las visitas”.

Sin embargo, Moreira resaltó que “hay que ser prudentes. La vacuna no va a cambiar significativamente nuestra realidad; sí es auspicioso, sí es mejor que no tener la vacuna, pero yo intento ser un poco prudente porque todos tenemos que trabajar la necesidad de pensar que las cosas van a ser como antes. Nunca nada va a ser como antes: nos ha pasado una pandemia, muertes, nos han pasado cosas”, enfatizó.

PASARON POR 300 RESIDENCIAS

En tanto, desde la obra social señalaron que “la campaña de inmunización que PAMI puso en marcha en las residencias de larga estadía bonaerenses superó las 16.000 personas vacunadas en más de 300 establecimientos donde los equipos técnicos del instituto llevaron a cabo el operativo”.

Explicaron que la vacunación que lleva adelante el organismo en instituciones de estadía prolongada en conjunto con la provincia de Buenos Aires “comenzó hace más de un mes (30 de enero) y permitió inmunizar a personas mayores residentes, sean o no afiliadas a PAMI, y el personal de salud de las instituciones, que previamente habían manifestado su consentimiento”.

En cuanto a las vacunas, aclararon que las mismas son aportadas por la provincia de Buenos Aires y PAMI colabora con el dispositivo. “Todos los días se llevan adelante dispositivos de vacunación, desde que se inició con la campaña el 30 de enero”.

En cuanto a la modalidad de la vacunación en las residencias geriátricas, resaltaron que “no es necesario que las personas residentes se inscriban ya que PAMI va a ir a todas las instituciones de larga estadía bonaerenses para inmunizar a quienes vivan allí”.

RUIDAZO

En tanto, en las redes circula una convocatoria para realizar un “Ruidazo”, el sábado 20 de marzo a las 20, a un año de la cuarentena y, antes de que se venga el frío, se pide vacunación a los grupos de riesgo.

“No queremos morir en silencio. El Defensor de la Tercera Edad, doctor Eugenio Semino, junto con agrupaciones de personas mayores de todo el país convocamos a todos los miembros de los grupos de riesgo y a toda la sociedad, a nuestros hijos, a nuestros nietos, a los amigos y vecinos para realizar un ruidazo. Reclamamos a las autoridades de todos los niveles, nacional, provincial y municipal, la vacunación de toda la población de riesgo antes de la llegada del frío y de la segunda ola de Covid-19”, se consignó.

Los organizadores propusieron que quienes adhieran al pedido hagan ruido “desde tu casa, salí a la ventana o al balcón, tocá bocina, aplaudí en la calle, ayudanos para que la vacuna nos llegue a quienes verdaderamente la necesitamos”.

 

Fuente: EL DIA

 

Cómo funciona el operativo de vacunación en el Estadio Único

Cómo funciona el operativo de vacunación en el Estadio Único

La vacunación en La Plata sigue a paso firme. Esta mañana, en el Estadio Ciudad de La Plata, varios grupos de adultos mayores se aplicaron la dosis de la vacuna Covishield, del laboratorio AstraZeneca, en una campaña que está sacudida por el escándalo de la vacunación VIP.

Con un estricto protocolo, y separados en tandas (10 por turno), varios platenses mayores de 70 años, que previamente habían solicitado su turno, recibieron la inmunización. Y en esa espera, dialogaron con EL DIA para dar cuenta de las sensaciones que está dejando la pandemia y la esperanza de recibir una vacuna para darle pelea a los contagios.

Mirta, una de las platenses que se vacunó esta mañana, dijo estar “muy contenta” y contó que “es pensar un camino a la libertad. Quiero volver a hacer mi vida”. Nora, por su parte, sostuvo que “todos deberían darse la vacuna. Hay que aprovecharla. Es súper importante, estoy muy contenta. Me genera esperanza de vida, es como un regalo esto”.

“Estuve esperando desde que salieron las vacunas a poder vacunarme. Pedí que me saquen una foto porque es un momento histórico. Es la única manera de sobrevivir a este virus”, reveló Silvia, quien esperaba a ser inmunizada. Además resaltó que “nunca tuve miedo de vacunarme. Me parece una ignorancia creer que apliquen una vacuna para enfermar a la gente y también una maña intención. Esto no va a posibilitar tener una vida cuasi normal”.

Ricardo, en tanto, habló tras ser vacunado. En medio de una profunda emoción, este vecino platense de 78 años dijo que “haber sobrevivido a millones de muertos en el mundo es muy importante. Estoy sorprendido por todo esto y tengo una total confianza”. Luego contó que “estuve 7 meses y medio encerrado y aún ahora me cuido mucho. Este día es histórico”.

 

El mecanismo en este vacunatorio montado en 25 y 32, exclusivo para mayores de 70 años y/o mayores de 18  con alguna enfermedad crónica, tiene 4 postas. La primera se encuentra fuera del estadio, donde se chequean los datos del turno y se verifica que no tenga síntomas de coronavirus. Luego lo atienden en un sector de prevacunación, donde le realizan preguntas de rigor para saber si están aptos o no para recibir la dosis. Una vez que pasa ese filtro se dirige a la sala de vacunación, donde es inmunizado. Más tarde se dirige a una sala donde, por protocolo, deberá esperar 30 minutos. Cumplido ese tiempo termina el circuito, pero antes se le entrega un carnet con sus datos personales para que se le pueda hacer el seguimiento.

Según le explicaron a EL DIA, la Covishield se debe mantener en heladeras entre 2 y 8 grados de temperatura, y está envasada en recipientes para 10 dosis. Una vez que se sacan hay un período de 6 horas para utilizarla, por lo que da un margen mayor que las dosis de otros laboratorios que precisan más tiempo y que provocaban en algunos casos, la pérdida de las mismas. Además el circuito de vacunación se acorta.

Los que no se pueden vacunar son aquellas personas que tuvieron Covid en las últimas 4 semanas, los que recibieron plasma de convalecientes o suero equino, o quienes padecieron alergias graves recientes.

Cabe resaltar que la semana pasada llegó un lote de 580.000 dosis de la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford y la compañía sueco-británica AstraZeneca, aunque en este caso producidas por la empresa Serum Institute de la India bajo la denominación Covishield, a partir de un convenio de transferencia tecnológica. Las vacunas Covishield del Serum Institute, cuyo nombre científico completo es Covishield/ChAdOx1nCoV-19 Corona Virus Vaccine-Recombinant, se sumaron a las 400.000 unidades del primer componente de Sputnik V que llegó días antes en el cuarto vuelo especial de Aerolíneas Argentinas a Rusia.

Con esta provisión de vacunas, más las que el Ministerio de Salud espera recibir en lo que resta de febrero y a lo largo del mes de marzo, el Ejecutivo considera que ya está en condiciones de iniciar la primera fase ‘masiva’ de la vacunación.

Fuente: EL DIA

Comenzaron a vacunar a mayores de 70 años en comedor de la UNLP

Comenzaron a vacunar a mayores de 70 años en comedor de la UNLP

Equipos de sanitaristas comenzaron a aplicar la vacuna contra el coronavirus a adultos mayores en el comedor de la Universidad Nacional de La Plata, informó la Región Sanitaria XI.

El Gobierno bonaerense anunció ayer la incorporación de 11 Unidades de Pronta Atención (UPA) y 13 universidades como centros de vacunación masivos contra el coronavirus para mayores de 70 años y docentes.

Esta mañana, comenzó a funcionar una posta en el Comedor Universitario de la Universidad Nacional de La Plata.

El director de la Región Sanitaria XI, Claudio Cardoso, explicó que “se está acercando la gente, que previamente obtuvo un turno, y la vacunación se está desarrollando en orden”.

Por su parte, el Vicepresidente del Área Académica de la UNLP, Martín López Armengol, expresó que “esto se enmarca en una lógica de cooperación que tuvo desde todo el año pasado la UNLP, con voluntarios y voluntarias que colaboraron en el programa DetectAR y hoy lo hace en el programa Vacunate”.

“También hay mesas con voluntarios de la Facultad de Medicina ayudando a la gente a preinscribirse y concientizando sobre la vacunación”, precisó.

Remarcó que la Universidad platense “acompaña al Estado bonaerense en esta tarea tan importante y trascendente para la región y el país”.

El ministerio de Salud bonaerense informó hoy que ya se aplicaron 420.603 vacunas contra a Covid-19 en la Provincia de Buenos Aires, de las cuales 315.022 corresponden a la aplicación del primer componente, y 105.581 al segundo.

A la fecha hay un total de 3.230.259 inscriptos para vacunarse; 870.774 casos activos; 3500 casos del día y 26.070 personas fallecidas.

 

Fuente: Télam

La emoción de Amelia al volver al mar luego de un año

La emoción de Amelia al volver al mar luego de un año

La emoción que sintió Amelia Kauffer el fin de semana cuando depositó sus pies en el mar tras casi un año de encierro obligado por la pandemia del coronavirus tiene varios motivos para ser destacada.

Amelia nació y vivió en La Plata, donde formó una familia y tuvo dos hijos, hasta que a los 60 años decidió mudarse a San Clemente para cumplir su sueño de vivir cerca del mar y con la tranquilidad típica de los pueblos costeros.

Sin embargo, como a todo el mundo el 2020 la sorprendió a esta platense de 93 años con la mala noticia de la llegada al país del Covid-19 y la consecuente cuarentena estricta. Pero además tuvo algunos achaques de salud propios de su edad con la cual debió lidiar en los últimos meses. Entre estos una afección en la vista que luego le fue diagnosticada como cataratas y por la cual  en el mes de marzo tuvo que regresar a La Plata para someterse a una operación quirúrgica.

Debido a la declaración de la cuarentena, lamentablemente Amelia perdió el turno de la operación. El viaje a La Plata que a priori era por motivos de salud se convirtió luego en una larga estadía de varios meses en los que pudo transitar la pandemia en compañía de uno de sus hijos, su nieta y un nieto “político”.

Este fin de semana, casi un año después de haber dejado su casa, Amelia regresó finalmente a su ciudad adoptiva, San Clemente, y pudo reencontrarse con el mar. Omar, su hijo, contó en diálogo con este medio que “en La Plata salimos poco y nada, hubo que hacer cosas por su salud, pero no la hicimos para no arriesgarla.

“De pronto tenía que hacerse una operación de cataratas, teníamos todo listo y con la cuarentena tuvimos que frenar todo y ahora ella está esperando a que le den un turno nuevo”, agregó.

Sobre el regreso a la localidad costera, Omar contó que “ella estaba añorando su arbolito, el tomar mate en el manzanero ver a los vecinos, a los amigos, el entorno del mar, el aire y el meter, por fin, los pies en el agua”. “Ahora estamos aquí en San Clemente. Ella está conmigo, con su nieta y el novio de la nieta, disfrutando y acomodando la casa después de un año de ausencia”.

“Al ver el mar se puso muy contenta. Usamos una silla de ruedas para que se acerque al agua, pero es la primera vez que se sube a una. Ella usa andador, está muy bien, le gusta cocinar y ahora que se metió al mar está feliz”, dijo Omar. Seguramente Amelia retornará a La Plata para someterse finalmente a la operación y recuperar el sentido de la vista que lo tiene afectado en un 60 por ciento, según consignó su hijo.

Fuente: EL DIA