Deportistas con miocarditis, una cantante de ópera que se traslada en silla de ruedas y una conductora que confiesa que no siente sabores son sólo algunas postales de famosos de la Argentina y el resto del mundo que dan cuenta de secuelas o síntomas pos Covid-19 y que, por su popularidad, ayudan a generar conciencia sobre posibles consecuencias.

El anuncio de la miocarditis del jugador de Boca Edwin Cardona, detectado tras haber atravesado la infección por coronavirus, encendió el alerta de posibles secuelas cardíacas a nivel mediático, aunque se trata de una consecuencia que ya se había identificado en la bibliografía científica.

El 1 de mayo el club anunció mediante un comunicado que el mediocampista colombiano de 28 años presentó “signos de miocarditis leve” en estudios de rutina tras superar la enfermedad Covid-19.

El mismo síntoma post coronavirus que tuvo Cardona también se presentó en el delantero de Gimnasia y Esgrima La Plata Lucas Barrios (36 años), informó la entidad platense el pasado 18 de abril.

Por su parte, la cantante de ópera española Ainhoa Arteta (foto) fue noticia a finales de abril cuando subió a las redes un video de ella movilizándose en un aeropuerto en silla de ruedas.

“Lo que me pasa es una consecuencia del Covid (…) se me han inflamado las venas dentro de las rótulas de los huesos y entonces no debo andar mucho”, explicó la artista de 56 años en su cuenta de Instagram.

Arteta señaló que cuando tiene que recorrer tramos largos como los que hay en los aeropuertos lo hace en silla de ruedas o bien con muletas.

“No es nada grave pero tampoco es nada agradable”, dijo la cantante lírica que tuvo su cuadro de infección por coronavirus hace cuatro meses.

También en España, José Gragera, jugador de 20 años del Sporting de Gijón, explicó que tiene síndrome de Raynaud, un trastorno poco frecuente de los vasos sanguíneos que afecta generalmente los dedos de las manos y los pies y que produce espasmos vasculares, que le quedó como secuela del coronavirus.

Esta es la causa que lo lleva a jugar al fútbol con guantes, una sugerencia que le dio su médico.

“No me riega bien la sangre hasta las manos y muchas veces me genera un cosquilleo incómodo. Incluso las manos se me ponen moradas o hasta amarillas”, indicó el joven futbolista.

En Argentina la conductora de televisión Paula Chaves, de 36 años, quien reemplaza a Gerardo Rozin en el programa “La Peña del Morfi” de Telefé, reconoció a principio de mayo que todavía no siente el gusto de las comidas, tres meses después de haber padecido Covid-19 y algo similar le sucede a Maju Lozano, que lidera un ciclo en las tardes de Canal 9.

 

Fuente:
Télam

Comparte en tus redes