La directora de Planificación Operativa del Ministerio de Salud porteño, Paula Zingoni, confirmó que empezaron a realizar testeos a trabajadores de geriátricos de la Ciudad de Buenos Aires.

“El tema de los geriátricos es complejo y está en permanente evaluación el tema de realizar testeos masivos a residentes sin que sean contactos estrechos (de personas con Covid-19), pero lo que hay que fortalecer son las medidas de bioseguridad porque el test no es preventivo”, afirmó Zingoni en diálogo con Télam.

Según las estadísticas oficiales, 106 geriátricos tienen al menos un caso de coronavirus en la Ciudad de Buenos Aires de un total de 483 residencias para adultos mayores, lo que representa un 22%.

Mientras que 14 geriátricos tuvieron más de 10 casos positivos, un 2,8% del total, de los cuales seis fueron evacuados por completo.

“El martes pasado comenzamos a realizar testeos a los trabajadores de residencias y se repetirán semanalmente, además de acompañarlos y asesorarlos para que se cuiden y respeten normas de distanciamiento y protección adecuadas”, dijo Zingoni.

Los últimos casos con trabajadores y residentes de geriátricos con Covid-19 se confirmaron días atrás en la residencia Catamarca, en el barrio de Balvanera, con 32 casos positivos, y en el establecimiento Las Glicinas, de Villa Urquiza, donde dio positivo una cocinera y 27 residentes fueron aislados aunque no presentaban síntomas. Zingoni confirmó que los dueños de Las Glicinas, en Burela 2095, iban a realizar el hisopado de 8 trabajadores del lugar.

“El testeo nunca es preventivo, es de diagnóstico, por eso si se detecta un caso confirmado, luego de aislarlo, seguimos el protocolo de relevamiento epidemiológico que implica entre varias consultas, revisar cómo está organizado el lugar, si se restringió el uso de áreas comunes, establecer qué tipo de contactos tienen los residentes entre sí según sus condiciones, entre muchas cosas”, explicó.

La funcionaria detalló que “se determinan los contactos estrechos, se les realiza el hisopado y si el relevamiento nos da la pauta que no se cumplen con los protocolos y no hay forma de controlar los contactos, se realiza el test de forma mayoritaria”.