Más de 2.000 adultos mayores se inscribieron para participar del proyecto del Museo Histórico Nacional, que prevé entrevistarlos porque la historia no solo está en “los libros, en los monumentos, en los nombres de las calles” y que participaron para “colaborar” con la memoria colectiva y transmitir sus vivencias “a los más jóvenes”.

“Tu historia en el Histórico” es una propuesta del Museo Histórico Nacional que tiene el objetivo de recabar diversas experiencias personales durante el siglo XX en Argentina en sus distintos aspectos: la vida cotidiana, la política, la educación, el ocio, los consumos culturales y el mundo del trabajo desde la mirada de sus protagonistas, los adultos y adultas mayores que hayan nacido antes de 1950.

“Tiene que ver con revalorizar la acción de quienes habitualmente no tienen voz, está claro que la sociedad actual a la que pertenecemos invisibiliza a los y las adultas mayores”, señaló a Télam Gabriel Cora, coordinador del proyecto del Museo Histórico Nacional.

La inscripción a la convocatoria, realizada entre el 3 y el 21 de mayo, superó ampliamente las expectativas más optimistas de los trabajadores y trabajadoras del museo con más de 2000 inscriptos, y ya llevan realizadas (de forma virtual) más de 150 entrevistas.

ALGUNOS EJEMPLOS

Entre las entrevistadas se encuentra Rosa Entel (81), que nació en 1940, vive en el barrio Caballito y decidió participar de la convocatoria.

“Me parece importante lo histórico bien contado de una manera respetuosa con verdad histórica y es lindo aportar algo, es fundamental que el pueblo argentino sepa y me siento identificada con que se revalorice el Museo Histórico Nacional”, dijo Rosa a Télam.

Si bien Rosa se jubiló, dice que “se mantiene activa de una forma distinta”, actualmente toma clases de canto y escribe.

Desde joven trabajó profesionalmente en servicio social y como psicóloga social, y se especializó en la asistencia a víctimas de violencia de género.

También publicó un libro al respecto, la convocan para dar charlas y está a punto de publicar otro libro que escribió junto sus tres nietas, al que titularon “¿Por qué somos feministas? Un encuentro intergeneracional, lo personal es político”.

“Tengo tres hijas, cinco nietos y tres nietas”, destaca a Télam orgullosa.

“Es importante la participación de los y las adultas mayores en este proyecto porque la historia no está solo en los libros de historia, en los monumentos, en los nombres de las calles, que sería una concepción algo elitista del pasado nacional, hay infinidad de personas protagonistas de los acontecimientos de la historia que estudiamos y que solemos subsumir a la acción de los líderes, de los dirigentes, de quienes han decidido los destinos colectivos”, completa Cora.

Norma Zamora (80) es otra de las participantes de la convocatoria y también se encuentra activa. Aún jubilada, continúa trabajando a distancia para el estudio contable en el que comenzó a trabajar de joven y dijo a Télam: “A mi jefe actual yo lo ví crecer, es el hijo de mi primer patrón, sigo trabajando con ellos”.

Norma nació en 1941, actualmente vive en el barrio de Palermo y decidió compartir su experiencia de vida con el MHN.

“Mi mayor motivación para compartir mi historia -dice- es que nací en el barrio de San Telmo, viví toda mi infancia en un conventillo hasta los 10 años, hasta que me fui a vivir a Quilmes, pero mis días más felices fueron en San Telmo, me une una cosa de la infancia, vivía a ocho cuadras del museo e iba con la escuela, con mi papá, también íbamos al Parque Lezama”.

“Con este proyecto, la mayoría de los y las adultas mayores han sentido que había alguien que revalorizaba lo que tenían para decir y sus recuerdos de esa Argentina que ya no existe, creo que es por eso que se han acercado masivamente al proyecto”, señaló Cora.

Además, el coordinador explicó que el Museo Histórico Nacional tiene una colección patrimonial muy rica de la Argentina, pero exhibe una limitación y es que se centra en siglos anteriores, el diecinueve, dieciocho y diecisiete, y prácticamente no hay objetos ni registros del siglo veinte.

“Estas entrevistas son importantes porque aportan un registro audiovisual”, destaca.

También, el proyecto cumple con un “servicio social a la comunidad”, para llegar con atención y valoración “a personas que entendíamos podrían estar atravesando las mayores angustias en ese contexto y todos los comentarios que hasta ahora son muy buenos, hay agradecimientos que reconfortan”, completó Cora.

Nilo Cayuqueo (76) nació en 1945 y decidió participar de la convocatoria del MHN. Para él es importante compartir su historia porque “a mi edad, aunque yo me siento bien, muchas personas fallecen de viejos, y los jóvenes necesitan saber lo que pasó, porque están muy desinformados de su historia, creo que es mi responsabilidad compartir y transmitirles eso, tuve la desgracia y la suerte de poder conocer tanto”.

Nilo Creció en el Lof (comunidad) mapuche, llamado “Campo de la Tribu de Coliqueo”, en Los Toldos, provincia de Buenos Aires, donde actualmente vive. En este momento, es miembro de la Mesa de Pueblos Originarios de la provincia de Buenos Aires, y entre otras numerosas experiencias que destaca de su vida, en 1977, participó como uno de los primeros delegados indígenas en la ONU en la conferencia de las ONGs sobre los Pueblos Indígenas, que se realizó en Ginebra.

Por esta participación Nilo fue perseguido durante la última dictadura militar y obligado al exilio.

“La mayor parte de los adultos y las adultas mayores que se han inscripto al programa han querido reportar posición, son protagonistas de los discursos políticos que dicen preocuparse por su situación, pero muy pocas veces de las acciones”, explicó Cora.

Y concluyó diciendo que “es importante que las personas mayores participen relatando sus vivencias, de la misma manera que las personas que todavía no somos mayores, participemos protagonizando y tomando las decisiones importantes en los hechos que construyen la historia que se contará en el futuro”.

Fuente:
Texto de Ornella Rapallini
para Télam
Comparte en tus redes