La sugerencia de que volvieran a restringirse las visitas en las residencias de los adultos mayores ya se implementa en gran número de esas instituciones de la Ciudad, a raíz del aumento de casos de coronavirus. Si bien la medida causó malestar entre los adultos mayores, a diferencia del año pasado se trabaja con herramientas como son los talleres para mejorar su calidad de vida.

Los especialistas en gerontología aseguran que observar lo que pasa en Europa con el COVID-19 permite anticiparse al problema y analizar posibles soluciones. 

Silvia Gascón, directora del centro de Envejecimiento Universidad Isalud y presidenta de la Red Mayor La Plata, sostuvo que fue muy importante para los adultos mayores recibir visitas, aunque las vieran a través de un vidrio y con distintos protocolos que incluían la presencia de terceros para recordarles a los familiares que no podían abrazarse.

“Muchos hogares tuvieron brotes en la Región y eso deriva en licencias y gran costo económico”

“Hay que tener en cuenta que hay instituciones que organizaron muy bien las visitas en lugares donde se respetó el distanciamiento y se contó con el espacio, ya sea jardines u otros lugares abiertos para eso”, dice Gascón, quien se expresa a favor de estudiar alternativas que permitan convivir con el virus.

En esa línea, la especialista sostiene que el aislamiento en personas mayores es complicado porque las expone a algunas situaciones que se pueden superar, pero a otras que no.

Silvia Gascón

“Hay patologías que se han incrementado porque los adultos permanecían aislados en sus habitaciones, sin la posibilidad de interactuar con otros, de hacer juegos que le permitían el ejercicio cognitivo”, sostiene Gascón al hacer referencia que durante muchos meses dejaron de trabajar en las instituciones kinesiólogos y profesores de educación física. 

PROMOCIÓN DE ACTIVIDADES

La psicóloga Ana Moreira Uribe, que se desempeña en una residencia de Meridiano V, indica que las visitas en muchas instituciones de La Plata se suspendieron hace una semana, pero para que los adultos no decaigan se promueven diferentes actividades.

“Los residentes y sus familias lo tomaron bien; lo que hacemos es reforzar los contactos telemáticos y todas las semanas les comunicamos a las familias cómo están los residentes. Esta semana les dijimos que los auxiliares ya comenzaron a recibir la vacuna”, dice la psicóloga.

Si bien los residentes extrañan las visitas de sus afectos se destaca que el impacto no fue tan negativo como se pensaba. Además se organizan talleres en los que se discuten las noticias o se hace cuento terapia.

“Respecto a lo psíquico hay en ellos algo de conocimiento de la situación, no lo vivenciaron de manera tan negativa”, concluye la profesional.

ANTICIPARSE

Lisandro Mariño, médico psiquiatra, gerontólogo y asesor técnico de la Cámara de Hogares y Centros de Día bonaerense, está al frente de una residencia para adultos mayores y confirma que el aumento de casos de coronavirus llevó a muchas residencias a suspender las visitas.

El profesional recordó que ya el 14 de marzo del año pasado, una semana antes de que lo dispusiera el Poder Ejecutivo Nacional por decreto, la Cámara de Hogares y Centros de Día de la Provincia de Buenos Aires decidió cerrar las instituciones para preservar a los residentes.

“Hay que estudiar alternativas que permitan convivir con el virus”, dicen especialistas

“A partir de septiembre aceptamos residentes nuevos y se fueron autorizando las visitas con distancia de 2 metros o más y con vidrios o mamparas de por medio. A fines de noviembre salió una normativa del Ministerio de Salud con pautas de apertura y cierre ante casos de coronavirus”, asegura el médico.

El profesional enumera las instituciones que sufrieron brotes de coronavirus y señala que, por ejemplo, en un hogar en Ensenada se contagiaron 20 residentes y el 80 por ciento del personal.

Ana Moreira Uribe

“Muchos hogares en La Plata tuvieron brotes, todas las semana fue cayendo uno, algunos con brotes muy complejos y eso compromete muchas vidas, deriva en muchos días de licencia del personal y tiene un gran costo económico”, agrega el profesional para fundamentar la medida del cierre de visitas.

A raíz del repunte de casos de coronavirus en la Argentina, la Cámara retomó la discusión sobre la conveniencia del cierre de las visitas y a la fecha casi todas las instituciones adheridas a esa entidad están con esa decisión tomada: no permitir visitas.

“En partidos como General Pueyrredón hay 200 instituciones cerradas, lo mismo pasa en otras ciudades y nosotros no vamos a esperar que lo disponga el Poder Ejecutivo por el riesgo que se corre”, asegura Mariño.

El profesional consigna, por caso, que en diciembre una empleada del hogar que dirige comenzó con síntomas de COVID-19, un día después de haber estado con los residentes; al siguiente se le hizo el hisopado y, cuando se constató que era positiva, la Municipalidad realizó 27 testeos.

“Se detectó un residente asintomático, se lo aisló y de esa manera, con la gran colaboración de la Comuna, se contuvo el brote”, señala el médico.

Para estar más seguros, en esa institución se realizan dos hisopados en los que se compruebe que el resultado es negativo.

Como un gran número de residencias locales, ese hogar está cerrado a las visitas, pero se implementan talleres y todo tipo de conexiones con las familias para mantener la estimulación de los residentes.

“La medida genera cansancio, pero lo aceptan; además hay que destacar que esta semana casi la totalidad del personal va a estar vacunado, como en otros hogares, y esa es la única forma de prevenir las consecuencias más graves de la enfermedad, es lo único que nos va a ayudar a cortar la pandemia”, concluye Mariño.

El año pasado se desarrolló, por ejemplo, el programa “Contá Conmigo”, en el que se impulsaron jornadas musicales en hogares de adultos mayores, con el objetivo de brindar un momento de recreación y distensión, que permitió liberar el estrés en el contexto de aislamiento por el COVID-19.

 

Fuente: EL DIA

Comparte en tus redes