El Consejo de Ministros de Italia ha aprobado un decreto por el que obligará a empleados externos de residencias de mayores, escuelas y universidades a presentar el certificado sanitario para demostrar que están protegidos contra el coronavirus.

Hasta el momento, estos trabajadores como empleados de la limpieza, de comedores o encargados de labores de mantenimiento, estaban exentos de presentar este certificado sanitario, que se obtiene cuando la persona ha completado la pauta de vacunación, ha pasado la COVID-19 en los últimos seis meses o se ha realizado una prueba molecular o de antígenos en las 48 horas previas a enseñarlo.

Ahora, tendrán que mostrarlo, al menos hasta el 31 de diciembre, día en que finaliza el estado de emergencia, o de lo contrario podrá enfrentarse a sanciones económicas de hasta 1.000 euros o incluso a la suspensión de la relación laboral y de la remuneración salarial.

 

Fuente:
EFE

Comparte en tus redes