Entre los subgrupos más afectados por el brote de Covid-19 están sin duda los adultos mayores, no solo porque enfrentan una alta tasa de muertes por la enfermedad, sino por el impacto que sufren en lo económico y también en lo psicológico por el prolongado aislamiento sanitario.

Aun desde antes de la crisis desatada en marzo de 2020 el municipio se había propuesto revitalizar las políticas que abordan “el envejecimiento de los ciudadanos” y sus principales necesidades, con propuestas orientadas a fomentar su “participación, integración e inclusión plena”.

En esa línea, decidió poner en marcha el programa “clubes de día”, creados para brindar espacios de contención a personas mayores de 60 años “en situación de vulnerabilidad” y que fue consolidado hace pocos días con la aprobación de una ordenanza. El propósito es atender a esa franja de población “con perspectiva de derechos humanos”.

La subsecretaria de Políticas Sociales, Paula Barberis, dijo que en la actualidad la actividad presencial de los clubes de día está suspendida por la pandemia, pero aun así mantienen contacto con los adultos mayores, mediante seguimientos telefónicos a cargo del equipo técnico, “mucho acompañamiento para la aplicación de las vacunas” y hasta un “kit de juegos” que llevan casa por casa, para que realicen actividades.

Explicó que mientras fue posible funcionó un club de día en el barrio Dos de Abril, con más de treinta mayores participantes, de los barrios Unión, Dos de Abril y El Frutillar. Y que volverá a la presencialidad cuando todo se normalice. Existe también un espacio definido y un proyecto en avance para instalar otro en el barrio Perito Moreno.

Barberis explicó que funcionan con servicio de traslado y con un abordaje multidisciplinario que abarca profesionales de talleres, operadores comunitarios, terapistas ocupacionales, nutricionistas y personal de cocina.

Dijo que el programa ya tiene sus pautas acordadas, pero el Ejecutivo se propuso formalizarlo por ordenanza y por eso envió la iniciativa al Concejo hace varios meses. “De esa forma se garantiza la continuidad del programa más allá de las gestiones” y también porque permite gestionar recursos de programas nacionales y provinciales, sostuvo la funcionaria.

“La población mayor necesita acompañamiento porque en la pandemia está siendo muy golpeada en lo emocional, más allá de la salud”, agregó Barberis.

Sostuvo que los mayores de 60 años tienen demandas de todo tipo, que van desde la revinculación con sus familias, hasta la necesidad de refuerzos alimentarios, actividades de recreación, de encuentro comunitario, con el fin de “recuperar su autoestima”.

En el Centro de Día 2 de Abril realizaban actividad física adaptada, jugaban al ping pong con paletas especiales y armaron incluso una cancha de bochas. “Cada tanto se realizaban guitarreadas, que son muy valoradas” y la idea es que vuelvan cuanto antes, refirió Barberis.

La ordenaza prevé que los clubes de día estarán destinados “a la población autodependiente, mayor de 60 años, en situación de vulnerabilidad socioeconómica”. Y entre los objetivos principales del programa señala los “favorecer la autonomía” de las personas mayores, “el envejecimiento activo a través de actividades reflexivas, recreativas, culturales, corporales y cognitivas”, así como “la integración con sus pares”.

Durante el debate de la ordenanza la oficialista Claudia Torres destacó la importancia de “asegurar la calidad de vida y la socialización de los adultos mayores”.

 

Fuente:
www.rionegro.com.ar

Comparte en tus redes