Las residencias de adultos mayores de La Plata expresaron su preocupación por la demora en la vacunación de residentes que llevan casi un año encerrados porque, aunque se les hacen estudios y controles de salud, hay consultas médicas que están muy demoradas. “En diciembre, enero y febrero, completamos todas las planillas para que los vacunen, en IOMA nos dijeron que lo haría PAMI, pero hasta ahora no vinieron y sabemos que las vacunas están porque a otros adultos los están vacunando”, sostuvo Lisandro Mariño, médico psiquiatra, gerontólogo y director médico de un Hogar de Meridiano V.

Desde PAMI, en cambio, resaltaron que “nunca se dejó de vacunar” y aseveraron que la campaña, desde que comenzó en enero, ya lleva vacunados a 16.000 residentes en la Provincia.

De acuerdo a lo que informó la Cámara de Hogares y Centros de Día de la Provincia, en Ensenada ya se vacunó al 70 por ciento de los adultos mayores que están en residencias; en Berisso, al 60 por ciento y en La Plata, sólo al 25 por ciento, aunque se aclaró que algunas residencias locales ya tienen fecha de vacunación.

“La ciudad de La Plata es el que está más lenta está en la vacunación; en líneas generales se priorizaron las residencias que tienen convenio con PAMI”, sostuvo Leandro Durán, directivo de la Cámara de Hogares y Centros de Día bonaerense.

Para los adultos mayores la vacuna abre una puerta para poder recuperar parte de todo lo que durante la pandemia quedó en compás de espera, por ejemplo, una salida para comer con los hijos o una consulta con el odontólogo.

“Hace un año que están encerrados, sin poder hacerse placa de tórax o electrocardiogramas con una mejor calidad que la que tienen los equipos portátiles; tampoco han visto a sus médicos de cabeceras u otras especialidades”, agregó Mariño.

Además entre los directores médicos de las diferentes residencias de la Región crece la preocupación por la saturación de la capacidad de los hospitales y coincidieron en que cada día se complica más conseguir camas de internación.

Eso los llevó a insistir en el reclamo de que PAMI acuda a las residencias para vacunar a los adultos mayores y a los discapacitados. Según se consignó, se mantuvieron reuniones con autoridades del Ministerio de Salud de la Provincia, con directivos de IOMA y otros de PAMI y, aunque todos hayan expresado voluntad de que esa franja etaria se vacune, aún siguen en una ansiosa espera.

“No están viniendo a vacunar, PAMI quedó en hacerlo, pero después llamó para cancelar y nosotros ya mantuvimos reuniones con todo el mundo, pero sin resultados”, dijo Mariño.

Alberto Coscarelli, es director médico de dos hogares de sostén para adultos mayores, uno está en City Bell y otro, en Villa Elisa, con un total de 110 residentes a los que aún no se vacunó.

“PAMI es la unidad ejecutora de las vacunas, nos envió un mail, pero no se volvió a contactar para organizar cómo va a ser la vacunación y tanto los adultos mayores como sus familiares están muy ansiosos por ese tema”, dijo el profesional. En esos hogares tampoco se permiten visitas de familiares y los residentes no pueden salir.

Con los adultos mayores institucionalizados sin vacunar tampoco se pueden permitir encuentros estrechos con los familiares y mucho menos salidas.

Daniel Raier, administrador de un hogar de Ensenada, señaló que existe la preocupación porque aún no se vacunó a los residentes de ese lugar, pero agregó que esta semana recibió una comunicación de PAMI en la que se solicitó que enviaran un listado actualizado de los adultos mayores. “En otro hogar de Ensenada ya vacunaron y creemos que los próximos seremos nosotros”, dijo Raier.

Por su parte, la psicóloga Ana Moreira, de un hogar de Meridiano V, explicó que “en la residencia nuestra todavía no vacunaron. Sí está casi el 100 por ciento de los empleados, todos los auxiliares, con las dos dosis de vacunas, lo que ha generado un alivio, para nosotros, los residentes y la familia. Hay una gran expectativa, deseamos que los residentes sean vacunados. De cualquier manera estamos trabajando con la idea de que con vacuna incluida hay que ser prudentes y seguir manteniendo los protocolos. Esto hay que sostenerlo todo el tiempo porque hay una tendencia a bajar la guardia”.

La profesional resaltó que “los residentes tienen cierta fantasía de que después de la vacuna (todo) va a ser como antes. Y eso genera la necesidad de trabajar las expectativas. Y los familiares también están muy ansiosos porque la vacuna permitiría las visitas”.

Sin embargo, Moreira resaltó que “hay que ser prudentes. La vacuna no va a cambiar significativamente nuestra realidad; sí es auspicioso, sí es mejor que no tener la vacuna, pero yo intento ser un poco prudente porque todos tenemos que trabajar la necesidad de pensar que las cosas van a ser como antes. Nunca nada va a ser como antes: nos ha pasado una pandemia, muertes, nos han pasado cosas”, enfatizó.

PASARON POR 300 RESIDENCIAS

En tanto, desde la obra social señalaron que “la campaña de inmunización que PAMI puso en marcha en las residencias de larga estadía bonaerenses superó las 16.000 personas vacunadas en más de 300 establecimientos donde los equipos técnicos del instituto llevaron a cabo el operativo”.

Explicaron que la vacunación que lleva adelante el organismo en instituciones de estadía prolongada en conjunto con la provincia de Buenos Aires “comenzó hace más de un mes (30 de enero) y permitió inmunizar a personas mayores residentes, sean o no afiliadas a PAMI, y el personal de salud de las instituciones, que previamente habían manifestado su consentimiento”.

En cuanto a las vacunas, aclararon que las mismas son aportadas por la provincia de Buenos Aires y PAMI colabora con el dispositivo. “Todos los días se llevan adelante dispositivos de vacunación, desde que se inició con la campaña el 30 de enero”.

En cuanto a la modalidad de la vacunación en las residencias geriátricas, resaltaron que “no es necesario que las personas residentes se inscriban ya que PAMI va a ir a todas las instituciones de larga estadía bonaerenses para inmunizar a quienes vivan allí”.

RUIDAZO

En tanto, en las redes circula una convocatoria para realizar un “Ruidazo”, el sábado 20 de marzo a las 20, a un año de la cuarentena y, antes de que se venga el frío, se pide vacunación a los grupos de riesgo.

“No queremos morir en silencio. El Defensor de la Tercera Edad, doctor Eugenio Semino, junto con agrupaciones de personas mayores de todo el país convocamos a todos los miembros de los grupos de riesgo y a toda la sociedad, a nuestros hijos, a nuestros nietos, a los amigos y vecinos para realizar un ruidazo. Reclamamos a las autoridades de todos los niveles, nacional, provincial y municipal, la vacunación de toda la población de riesgo antes de la llegada del frío y de la segunda ola de Covid-19”, se consignó.

Los organizadores propusieron que quienes adhieran al pedido hagan ruido “desde tu casa, salí a la ventana o al balcón, tocá bocina, aplaudí en la calle, ayudanos para que la vacuna nos llegue a quienes verdaderamente la necesitamos”.

 

Fuente: EL DIA

 

Comparte en tus redes