El ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi, afirmó que el otorgamiento de viviendas a adultos mayores de 60 años que no pueden afrontar un alquiler “debe ser una política de Estado que permanezca” y señaló que “durante 2022 y principios de 2023” estarán listas las primeras 3200 soluciones habitacionales del programa Casa Propia-Casa Activa, que demandará una inversión de $21.944.170.370.

El ministro está convencido de que este plan es un tema bisagra que determina un antes y un después en la política habitacional. “Este, tan sólo, debe ser el comienzo. Tenemos que seguir construyendo más de estas viviendas para que quienes no estén en condiciones de pagar un alquiler puedan vivir en comodato en estas propiedades, de las cuales el Estado es el dueño”, comentó Ferraresi en una entrevista exclusiva brindada a la agencia de noticias Télam. Aquí, algunos de los principales tramos de la nota:

¿Cómo surgió esta iniciativa de Casa Propia-Casa Activa?

Fue una idea de Luana Volnovich, la titular del PAMI. Me llamó un día y me mostró lo que se hacía en España. Hicimos un trabajo entre los equipos y el proyecto final es lo que presentamos hace tan sólo unos días: un diseño de 32 viviendas (20 monoambientes y 12 unidades de un dormitorio) en un complejo con características importantes que tienen que ver con el acompañamiento de la vida en actividad de los adultos mayores. Este, sin dudas, es un disparador para generar una política de Estado.

¿Cómo es la vivienda especialmente diseñada para mayores de 60 años?

Primero que nada, no tiene que tener obstáculos, la superficie debe ser de acuerdo con la movilidad. Igual estamos hablando de abuelos activos. Son monoambientes de 38 metros cuadrados y departamentos de 50 metros cuadrados con un dormitorio. Y alrededor, habrá área de juegos, jardín de invierno con huertas, áreas de socialización, pileta de natación donde se practicará gimnasia acuática, y un centro de día. Este es un espacio que tiene un salón comedor, áreas de descanso, sectores de estimulación de movimiento, un gimnasio y lugares de expresión artística. Son viviendas con una temática de vida independiente con respecto al hábitat, pero colectiva con respecto a las actividades. Los adultos, de más de 60 años, que no puedan pagar un alquiler pueden vivir en comodato en estas viviendas, de las cuales el Estado es el dueño.

¿Cuándo comienza la construcción?

Son 100 proyectos en toda la Argentina, de los cuales ya hay 26 en proceso. En los próximos 90 días se empezarán a construir los primeros lugares. Pero dependerá de la pericia de cada jurisdicción que presenta los proyectos. Al cabo de un año y medio se habrán terminado todos los proyectos. Es una articulación entre el PAMI, los gobiernos provinciales y el Ministerio.

¿En cuánto tiempo habrá mayores de 60 habitando estas viviendas?

Es un año de plazo de obra para los proyectos. Cada uno empezará a distinto tiempo. Lo que tenemos previsto es que en un año y medio se deberían haber terminado los 100 proyectos. Aspiramos a que se terminarán durante 2022 y principios de 2023.

¿Dónde se van a construir los primeros complejos?

Los proyectos más avanzados están en los municipios bonaerenses de Ensenada, Escobar y Almirante Brown, y en las provincias de San Juan, Tucumán, Chaco y La Pampa. Hay un entusiasmo muy grande. Este es un plan federal y se van a hacer viviendas en todas las provincias de la Argentina.

¿De qué manera se va a determinar quiénes accederán a estas primeras propiedades?

Es una tarea que harán los gobiernos provinciales con el PAMI. Ellos determinarán quiénes son los beneficiarios, según las condiciones socioeconómicas y la independencia de habitabilidad de cada persona. Nosotros desde el Ministerio de Desarrollo Territorial somos los que vamos a financiar la construcción de las soluciones habitacionales de los adultos mayores. Esta debe ser una política de Estado que permanezca, con la finalidad de poder construir más viviendas de este tipo.

¿Cuál es el déficit de vivienda en los mayores de 60 años?

Los datos no son muy precisos, se habla de 800.000 viviendas que se requieren para esta franja etaria. Las cifras generales hablan de entre 1,5 y dos millones de viviendas que se estima hacen falta en la Argentina. Este año vamos a tener la posibilidad de hacer el censo. Estamos trabajando para tener la información más adecuada.

 

Fuente: 
La Nación

Comparte en tus redes