El miedo al coronavirus no ha frenado las manifestaciones y concentraciones por el Dia Internacional de la Mujer. Decenas de miles de personas de todas las edades han salido a las calles de las principales ciudades de España para defender sus derechos, pedir más medidas en favor del colectivo y que se asienten y mejoren las que ya existen; en una “revuelta feminista” que, de nuevo, ha sido histórica, aunque menos multitudinaria que las de 2018 y 2019, convocatorias que estuvieron secundadas por un llamamiento a la huelga. 
En concreto, en Madrid han recorrido sus principales calles y avenidas unas 120.000 personas, según cifras de la Delegación del Gobierno, un 65% menos que en 2019 (350.000) y un 29% menos que en 2018 (170.000). Por su parte, Barcelona ha congregado a 50.000 personas, según la Guardia Urbana. Ambas han sido unas movilizaciones festivas y reivindicativas, con presencia de múltiples colectivos sociales, partidos políticos, sindicatos y demás miembros de la sociedad civil.
Así, en una marcha en la que se han escuchado consignas en favor de la libertad sexual, en contra de la brecha salarial o por un mayor reparto de los cuidados, también ha habido lugar para reivindicaciones concretas de las mujeres mayores, muchas de las cuales fueron en su momento pioneras en la defensa de derechos como el aborto o las libertades sexuales.
“Falta muchísimo por hacer. Hay mujeres que se han dedicado a sus hijos, a sus nietos y no tienen pensión o una de sólo 400 euros”, ha denunciado la portavoz de Yayoflautas Madrid (@yayoflautas), Pilar González, que ha acudido a la marcha junto a otros miembros de este colectivo de personas mayores, surgido en el 15-M.
Coincide con ella, Feli, otra pensionista presente en la concentración que ha recordado que salen a la calle por la igualdad de salario y de pensión. “No hay derecho que a igual trabajo, cobremos distinto”, ha asegurado. Cabe recordar que la Seguridad Social cifra la brecha de las pensiones en un 34%.
Movimiento intergeneracional
Por otro lado, Feli ve positivo la entrada de las nuevas generaciones en el movimiento en defensa de los derechos de las mujeres. “Llevo en el feminismo desde los 17 años, pero los últimos cinco, ha sido toda una maravilla, porque se ha incorporado gente joven, que era lo que necesitábamos”, ha comentado.
Y es que hay muchas jóvenes que, inspiradas por la lucha de las mujeres mayores feministas, han decidido unirse a lucha, o así lo entiende Sacri, una pensionista que ha estado presente en el proceso de organización de esta jornada en el barrio de Arganzuela.
Con todo, piensa que la relación se ha dado también en el otro sentido. “Ha habido algunos años en los que la mujer más mayor tenía miedo de salir a la calle. En ese aspecto, las jóvenes han jugado un papel muy importante, porque han sido punteras en muchos ámbitos y a las de más edad les ha hecho preguntarse: ‘¿Qué pasa aquí?'”, ha asegurado la mujer a 65Ymás.

Reconocer los cuidados

También han destacado las entrevistadas que la sociedad sigue sin reconocer los cuidados que muchas veces realizan las mujeres. “No veo a ningún hombre cuidando de las personas mayores o limpiando en los hoteles y residencias. Son muchas las cosas a conseguir y que están aún pendientes”, ha criticado Mariángeles, otra pensionista presente en la marcha.
“Quedan infinidad de cosas por hacer”, ha señalado, y una de las más importantes y que más le “preocupa”, sería aumentar las pensiones no contributivas y subirlas a “600 euros como mínimo, para que puedan vivir”.
Por su parte, Cristina ha asegurado que “hemos avanzado bastante”, aunque también ha matizado que las reivindicaciones de las pensionistas como ella no están suficientemente representadas.
“Hemos dejado de trabajar para cuidar de la familia y ahora tenemos unas pensiones ínfimas. Además, si nos quedamos viudas, resulta que tenemos que seguir pagando el alquiler y, al final, nos tienen que pagar los hijos la luz ¿Qué hacemos? ¿Mendigamos después de haber trabajado desde los 14 años?”, se ha preguntado. Y ha añadido: “Es mentira que no hayamos cotizado porque no hayamos querido, no lo hemos hecho, puesto que no hemos tenido la posibilidad”.
Finalmente, las manifestantes han destacado la importancia de la lucha contra la violencia machista, una lacra que afecta en mayor medida a las más mayores. Cabe resaltar que según un estudio del Ministerio de Igualdad, el 40% de las mujeres de más de 65 años que han sufrido esta violencia, lo han hecho durante más de 40 años.
“No sólo son importantes los derechos laborales y sociales, también la libertad de las mujeres para que podamos salir por la noche a la hora que nos de la gana y volver como queramos. Y no tener que estar mirando hacia atrás cada vez que oímos unos pasos. Tenemos miedo, porque siguen matando gente. Pedimos seguridad. Es una pena que todavía se tenga que reivindicar esto”, ha denunciado Mercedes.

Fuente: www.65ymas.com

Comparte en tus redes