A raíz de la cuarentena, Marina empezó a filmarse contando cuentos y, a diario, le mandaba los videos a Charo, su nieta, para que se entretenga y, de paso, no la extrañe. Tan buenos estaban los videos que la mamá de Charo, o sea, la hija de Marina, empezó a compartir los cuentos con otras madres y sus hijos. Y, sin querer, los videos comenzaron a viralizarse por toda la ciudad. Así nació “Cuentos por el aire de la Abuela Marina”, el canal de YouTube que engloba las narraciones orales para disfrutar en familia.
Acá les compartimos un clásicos, Los Tres Chanchitos, pero pueden ver más títulos contados por Marina haciendo clic acá 

 

 

 

 

Comparte en tus redes