Las personas mayores que incursionan con éxito en la red social TikTok proyectan cierta “reinvidicación de la vejez” y tienen en común con la mayoría adolescente usuaria de esta red social, que “están en una posición vulnerable que propicia la discriminación”, lo que facilita la identificación, según especialistas.

“La gente que ahora tiene 70 u 80 años es una generación muy especial, es la generación que en la adolescencia fueron hippies, bregaron por la paz, el amor libre, un sexualidad más libre y sin censuras”, le dijo a Télam la psicoanalista Diana Litvinoff.

“Luego en su juventud, se dedicaron a desarrollar negocios, muchos alcanzaron un éxito económico en relación a un esfuerzo en su profesión, estuvieron en el origen de internet y ahora, cuando llegan a esta edad, siguen teniendo esta juventud que tiene que ver con tener ideas nuevas y crear”, agregó esta integrante de la Asociación Psicoanalítica Argentina y autora de “El sujeto escondido en la realidad virtual”.

Y en esa “búsqueda de caminos nuevos”, se toparon con esta red social “que en principio estaba más destinada a los adolescentes” pero que también están usando para sus propios propósitos, entre ellos “hablar un poco dela estigmatización de la vejez y discutir aquello de que el que es viejo queda relegado a un lugar sin voz ni voto”

Para Litvinoff, “hay cierta reivindicación de la vejez” en la propia incursión de personas de la tercera edad en una red social como TikTok.

Por otro lado, “los adolescentes y los viejos tienen un punto en común” que es su situación de “vulnerabilidad” que favorece la identificación de unos con otros.

“Lo mismo que un niño o adolescente es vulnerable porque no tiene la madurez de un adulto, en la vejez también uno está en una situación de vulnerabilidad porque a pesar de tener una madurez intelectual y afectiva, a nivel físico aparecen las dificultades para movilizarse, hay muchas cosas que ya no las puede hacer y tampoco tiene ingresos importantes si tuvo que jubilarse”, explicó

“Y es desde esta posición vulnerable que propicia a la discriminación, que se busca hacer escuchar su voz”, agregó

Y, a nivel más general, para Litvinoff la popularidad de estos tiktokers de la tercera edad radica en que hablan desde la imperfección, de situaciones y problemáticas de la vida cotidiana.

“A veces la gente se cansa de ver ideales y le gusta verse reflejado en situaciones más reales de la vida cotidiana, que generan miedo, vergüenza o conflicto y que ahí se muestra que es posible tratarlas con humor, como diciendo ‘no es tan grave, esto va a pasar, tiene solución’. Muestran que es posible reírse de los propios problemas, de sí mismos y de los otros, pero también hablar de cosas que resultan interesantes porque son generales del ser humano, no de geriátrico”, concluyó.

 

Fuente: Télam

Comparte en tus redes