La situación en las residencias geriátricas comienza a ser alarmante en Argentina, dada la concentración de personas mayores, que forman parte de uno de los principales grupos de riesgo de la pandemia COVID-19.

En este sentido, las instituciones, a través de la implementación de estrictos protocolos de seguridad e higiene, se enfrentan al gran desafío que impone por estos días el coronavirus. Y para ayudarlas a fortalecer su capacidad de gestión en esta adversidad se encuentra la Red Mayor La Plata, que pone a disposición todas sus vías de contacto para despejar cualquier tipo de inquietudes que las residencias necesiten.

Durante las últimas semanas, aumentaron considerablemente las noticias sobre casos positivos y hasta fallecimientos de personas mayores en algunos geriátricos del país. En algunos casos, el contagio se produjo en ámbitos de mayor precariedad: en instituciones que no estaban en los registros oficiales.

VILLA DEVOTO

Este lunes, por caso, el Cuerpo de Investigaciones Judiciales de la Justicia porteña decidió inspeccionar un geriátrico en el barrio de Villa Devoto ante la posibilidad de que una de las residentes estuviera afectada por coronavirus y no contara con la habilitación para funcionar.  

En la inspección se determinó que una de las residentes, mayor de 80 años, tenía temperatura corporal de más de 38 grados y por lo tanto se decidió aplicar el protocolo coronavirus y se decidió su traslado. En el momento de publicarse la noticia se estaba evaluando el caso de otro traslado. Asimismo, el fiscal Ponce corroboró la “falta de habilitación” de la residencia y “una posible violación de clausura”.

“A medida que avance la investigación podremos determinar si, además, hubo abandono de personas e irregularidades con los protocolos implementados”, señaló Ponce. En tanto, el fiscal general de la Ciudad, Juan Bautista Mahiques, explicó luego a través de un comunicado que, de comprobarse que existió abandono de persona o se puso en riesgo la salud de los mayores internados, la responsabilidad penal caería sobre los dueños de la vivienda con penas de hasta 6 años de prisión.

EN MORENO

El primer caso, sin embargo, ocurrió en un geriátrico de Moreno que, luego de que una mujer de 82 años contrajera la enfermedad, fue clausurado por autoridades municipales por “no estar en regla”. Pero el cuadro podría ser más grave: el gobierno local intentaba confirmar si otra paciente del establecimiento -fallecida el pasado 11 de abril- también había sido contagiada.

A través de un comunicado oficial, el municipio a cargo del intendente Mariel Fernández informó que la primera víctima -identificada como Carmen Britez- falleció el pasado 5 de abril en un sanatorio privado y que, cinco días después, las pruebas en laboratorio confirmaron que la mujer era portadora de COVID-19. Ese dato consta en los partes epidemiológicos diarios, que difunde la secretaría de Salud local.

Pero con el correr de los días, la preocupación por las circunstancias de esa muerte fueron en aumento. Las autoridades sanitarias se comunicaron con los responsables del geriátrico “La Nona”, de donde era la paciente fallecida, a fin de realizar un relevamiento de las históricas clínicas de los adultos mayores alojados. El 11 de abril, se detectó que otra paciente del geriátrico perdió la vida. Un día después, el domingo 12, se activó el protocolo por la pandemia.

La sorpresa que se llevaron en el municipio y los vecinos de Moreno es que el geriátrico no contaba con los papeles en regla. Nueve días después de la primera muerte, el 13 de abril, el hogar fue clausurado por “no cumplir con los requerimientos de habilitación provincial y municipal”, confirmó el gobierno local. Vecinos se sorprendieron por esta situación ya que el establecimiento era desconocido para el público. “Nadie sabía que había un geriátrico, pero nadie”, indicaron.

“Mi mamá estaba internada en este geriátrico. El 2 de abril le dolía el pecho, la espalda, no podía respirar, y llamaron a la ambulancia. El 5 de abril falleció. La última vez que vine, el 15 de marzo, me llamó la atención que había una sola enfermera con 28 abuelos, se la veía complicada”, dijo Lorena, su hija, en diálogo con el canal CrónicaTV. “El viernes 10 nos llamaron de la clínica para informarnos que le habían hecho el hisopado a mi mamá. No lo sabíamos”.

Ante un panorama repleto de irregularidades, las autoridades de Moreno en conjunto con la Dirección de Epidemiología del gobierno bonaerense resolvieron trasladar a los residentes en un sanatorio de la Ciudad de Buenos Aires. Se trata de unas 15 personas que fueron hospitalizadas en el centro de salud, mientras que otros 2 residentes del hogar volverán con sus familias, que garantizaron que se cumplirán las condiciones de aislamiento bajo declaración jurada.

ALLANAMIENTO EN HOGAR DE MAR DEL PLATA

Unos 15 residentes de un geriátrico de Mar del Plata que no cumplía con las normativa vigente tuvieron que ser rescatados y alojados en otros centros el fin de semana, luego de que la policía allanara el lugar, que fue clausurado por las autoridades de la Inspección General del municipio de General Pueyrredón.

El operativo fue realizado en una vivienda ubicada en Almirante Brown al 4000, de la ciudad balnearia, por efectivos de la DDI local junto a personal del Same Provincia y las autoridades de Desarrollo Social e Inspección General de la comuna.

Según las fuentes, la medida fue solicitada por el fiscal Fernando Castro y explicaron que “no tuvo que ver con protocolos del coronavirus” pero “sí por cuestiones de seguridad e higiene”, al tiempo que sus responsables fueron notificados de la infracción “sin que se dispusiera ninguna medida restrictiva”.

Una vez dentro del inmueble, la policía rescató a 15 adultos mayores que se encontraban internados y que por estas horas se evalúa su relocalización definitiva.

Comparte en tus redes