Crece la preocupación por la demora en la aplicación de vacunas de refuerzo contra el coronavirus para los adultos mayores que están en las residencias. Según la Cámara Hogares y Centros de Día de la Provincia de Buenos Aires, sólo se habría aplicado la tercera dosis contra el Covid en un 20 por ciento.

Según informaron en la Cámara, “de la vacunación se está haciendo cargo desde que comenzaron los operativos de aplicación. Con Provincia prácticamente no tenemos canal de diálogo. Quizás hicieron algún operativo en determinados hogares, pero no es nada sistemático”.

Plantearon en el sector que “no estamos en función de criticar a nadie. Sólo queremos que vacunen a los adultos mayores que están en las residencias. En La Plata hay cerca de 100 y están atravesando lo que ocurre en todos los rubros: ausentismo de los trabajadores y trabajadoras por casos de Covid, o por contacto estrecho. Eso repercute en el funcionamiento de los mismos. Pero por el momento no ha afectado a los residentes, cuyas edades rondan entre los 80 y 100 años. El promedio es poco más de 80 años”.

Según plantearon en la Cámara, en el caso de PAMI habían iniciado un operativo, pero luego se diluyó y gran parte de los residentes está sin el refuerzo de la tercera dosis. Recuerdan que cuando comenzaron con la primera dosis, el plan original de PAMI llevaba “más de un año para completar la cantidad de hogares que hay en La Plata. Pero logramos tender puentes de gestión con esa obra social nacional y se pudo lograr otra organización y se hizo de manera mucho más rápida”. Y agregan que “con la segunda dosis el operativo mejoró notablemente. Esperábamos que siguiera el mismo curso con la tercera dosis, pero no fue así, lamentablemente, porque se vacunó muy poco en los hogares”.

Plantearon también que en algunos casos, desde la obra social nacional, “envían a los dueños o coordinadores de las residencias a hablar con el municipio porque en PAMI no tienen dosis por estos días”, indicaron fuentes de la Cámara.

Mencionan que en PAMI les dicen que pueden llevar a los adultos mayores a los vacunatorios, principalmente al de 35 entre 6 y 7, pero en la Cámara argumentan que “no es sencillo trasladar a adultos mayores que tienen distintos cuadros de salud complejos: con movilidad reducida, botones gástricos y otros cuadros que representan situaciones muy infructuosas para el paciente, para el que lo traslada y para quien va a aplicar la dosis. Por eso entendemos que se debe vacunar en los hogares. Que la vacuna venga a la residencia”.

En el sector remarcaron que “se iniciaron las gestiones en octubre pasado, pero hasta el momento no hubo resultados. Hay casos de familiares que los retiran puntualmente para vacunarlos y al regresar tienen que ser aislados, al menos por 48 ó 72 horas, y no todos los hogares tienen espacio para destinar lugares de aislamiento para una persona. Hay cuestiones de infraestructura de difícil resolución”.

QUE DICEN EN LA PROVINCIA

En tanto, fuentes de la Región Sanitaria XI (que tiene cabecera en La Plata) indicaron que “los operativos de vacunación de adultos mayores para la dosis de refuerzo se realiza a través de PAMI o los vacunatorios. En el caso de Provincia, pueden llamar o contactarse con la Región Sanitaria y coordinar un operativo para ir a vacunar a los residentes”.

Además, agregaron son los familiares de los pacientes los que suelen comunicarse con la Región Sanitaria XI para desarrollar un operativo de vacunación.

“Nosotros hacemos operativos, ya fuimos a varios hogares. Estamos abiertos a la organización para llevar a cabo este trabajo para aplicar la vacunación correspondiente”, indicó Manuel de Battista, funcionario de la Región Sanitaria.

Distintas fuentes médicas remarcan que en esta etapa de Covid el rango etario más afectado es el de 20 a 40 años, pero en el caso de los adultos mayores es muy importante reforzar las dosis por los cuadros complejos de salud que pueden tener los residentes en edades de entre 80 y 100 años.

ETAPAS

La situación en los hogares para adultos mayores desde que comenzó la pandemia atravesó distintas instancias. Primero hubo restricciones tan fuertes que ni siquiera podían recibir visitas de sus familiares, quienes se acercaban a los lugares para informarse cómo estaban los adultos mayores o directamente se informaba por teléfono o email.

Luego comenzaron con la etapa de visitas a distancia, con protecciones de acrílicos o mediante ventanas, para evitar el contacto físico. Mientras fueron cediendo las restricciones comenzaron a permitir visitas con contacto físico, y con la escalada de casos, por estos días, vuelven algunas restricciones que las dispone cada hogar según el criterio médico y la infraestructura del establecimiento.

 

Fuente:
EL DIA

Comparte en tus redes