PRINCIPIO DE CALIDAD Y DDHH

Principios rectores de la calidad de los servicios para personas mayores con dependencia

 

Los principios rectores que difunde RED MAYOR para evaluar la calidad de profesionales y servicios para personas con dependencia son:

  • Los servicios y los profesionales adoptan el “Enfoque de Derechos”

  • Las personas mayores que necesitan ayuda son los protagonistas de las decisiones y de su auto cuidado

  • Los servicios y las prestaciones atienden la singularidad, es decir, se adaptan a los gustos, preferencias y deseos de las personas con dependencia y promueven su autonomía

  • En todos los servicios y prestaciones se adopta la cultura de no sujeción física y farmacológica

  • Se valora la atención integral, es decir, se adopta el enfoque socio sanitario que promueve la diversidad de servicios y prestaciones para facilitar las elecciones personales

En la práctica, la adhesión a estos principios implica:

  • Escuchar las necesidades de apoyo que expresa la persona con dependencia

  • Valorar en conjunto con la persona con dependencia las ventajas y desventajas que presentan cada una de las alternativas disponibles para satisfacer las necesidades

  • Respetar la decisión de la persona con dependencia acerca de la alternativa que elige para satisfacer su necesidad

  • Facilitar a las personas con dependencia la asunción de riesgos, informando los alcances de su elección de manera clara y fácilmente entendible

  • Ofrecer alternativas a la sedación farmacológica y la sujeción física en la vida cotidiana de las personas con dependencia

  • Garantizar la autonomía de decisiones, el máximo potencial de recuperación de capacidad funcional y la integración social de las personas con dependencia

  • En caso de ingreso a una institución de larga estadía, la persona mayor expresará su voluntad a hacerlo de manera fehaciente y sin ningún tipo de presión externa

  • En caso de requerirse sedación farmacológica o sujeción física por razones terapéuticas, se deben exponer con claridad el diagnóstico, el plan y la estimación de la duración del tratamiento, así como dejar asentadas las novedades en la historia clínica.