Los seguidores de nuestra página web nos envían frecuentemente mensajes con esta pregunta: ¿Pueden recomendarnos un buen hogar geriátrico en La Plata? Red Mayor no está en condiciones ni es su función social recomendar un hogar geriátrico en la ciudad, pero sí podemos orientar para que las personas mayores y sus familias tomen buenas decisiones.
En primer lugar, enfatizamos:
La decisión de ingresar a una residencia geriátrica o recibir servicios de apoyo en su domicilio o en un centro de día la tiene que tomar la misma persona mayor.
Los familiares, amigos y profesionales pueden participar en el asesoramiento, compartir ideas y sugerencias, ayudar en las tareas, pero la persona mayor es la única que puede tomar una decisión que cambiará su estilo de vida histórico. Solamente en los casos en que las personas mayores presenten grados avanzados de deterioro cognitivo los familiares deben hacerse responsables de tomar esta decisión.

¿Necesito un geriátrico?
Es una pregunta que muchas personas mayores se hacen cuando sienten que perdieron capacidad para manejar su casa, o bien que necesitan mucha ayuda en la vida diaria, para asearse, o para salir a la calle, hacer compras, hacer la comida o mantener la casa limpia. Sin embargo, si la necesidad de ayuda es de este tipo, es preferible la ayuda en el domicilio.

La ayuda en domicilio
En la actualidad, usted puede gestionar ayuda económica en su obra social para la asistencia en domicilio si su médico lo indica. Una persona que la asista en las tareas que usted no puede realizar solo/a y la acompañe en sus salidas o para hacer compras puede ser suficiente para que usted mantenga su estilo de vida de siempre con plena seguridad. En nuestra página web puede encontrar un listado de personas capacitadas que prestan servicios en la ciudad de La Plata.

Los centros de día
Si usted necesita rehabilitación física o cognitiva para recuperar la capacidad que ha ido perdiendo con los años o bien después de una enfermedad, hay en la ciudad centros de día especializados en los que usted puede además compartir las actividades en grupo. Las obras sociales también reconocen esta prestación si lo indica su médico de cabecera. En la página también encontrará la oferta de estos servicios en La Plata.
Una combinación de algunas horas de apoyo en el domicilio para realizar las tareas diarias y la concurrencia a centros diurnos especializados en rehabilitación o a centros de jubilados cercanos que organizan actividades sociales y culturales suele ser una muy buena alternativa para continuar en su domicilio, con confort y seguridad.

¿Cuándo conviene pensar en una residencia geriátrica como mejor alternativa?
Si la vivienda en la que vive está ubicada en un lugar aislado o inundable, si tiene problemas goteras o filtraciones, falta de ventilación o fallas de calefacción que no se pueden resolver y además usted ya siente que le faltan fuerzas para hacer las tareas de la vida diaria, o asearse, o que cada vez necesita más ayuda y se siente solo durante muchas momentos durante el día, o bien convive con familiares o cuidadores que usted considera no le brindan el cuidado y cariño que necesita, los servicios en domicilio no son la mejor alternativa y una residencia geriátrica puede ser recomendable.

¿Cómo elegir una residencia geriátrica?
Cuando se realiza la visita a diferentes residencias es conveniente observar el estado del edificio, la prolijidad de la pintura, la buena ventilación e iluminación. En el momento del ingreso, preste atención al olor que se percibe. Es un excelente indicador de la higiene del edificio y de los residentes. Observe si se exhibe el documento que acredita la habilitación pública. Si no se exhibe, pida que se lo muestren. Durante la visita, advierta el movimiento de los residentes:

  •  ¿se trasladan por sus propios medios aunque necesiten andadores o sillas de ruedas?
  •  ¿conversan entre sí? ¿están animados? ¿participan de actividades?
  • ¿hay jardines o espacios al aire libre para el esparcimiento?

Evite las residencias que presenten mal mantenimiento de la planta física, falta de iluminación y ventilación, con olores desagradables, en las que los residentes están adormilados, quietos o, peor aún, sujetados a las sillas para no caer. Todos estos indicadores muestran negligencia de cuidado y atención, abuso de psicofármacos, y serias fallas en la dinámica de la institución.
Presta atención al trato que reciben los residentes por parte del personal o la dirección del establecimiento:

  • ¿Utilizan un tratamiento pseudo cariñoso e infantilizante, del tipo “¿cómo estás hoy mamita?” o, en cambio, se observa un trato respetuoso y cálido?
  • En las habitaciones compartidas ¿hay cortinas o biombos que resguardan la intimidad de lo/as residentes?
  • ¿Los residentes almuerzan, cenan o meriendan en el comedor y se exhibe el menú de la semana?
  • ¿Está claramente exhibido en todas las dependencias el calendario y el reloj?
  • ¿Está claramente exhibido el programa de actividades del día?

Elija las residencias que tienen cuidado el edificio, con la habilitación y fiscalización aprobada, que disponen de jardines o patios para el esparcimiento, con adecuada ventilación e iluminación. Esté atento al resguardo de la privacidad y la intimidad de cada residente. Pregunte si su ropa va a estar guardada y convenientemente identificada para que usted disponga libremente su uso. Pregunte por el programa de actividades dentro de la residencia y las condiciones para las salidas y si puede llevar algunas pertenencias, una mesa de luz, un espejo, algo que le recuerde a su casa.
Elija la residencia que se parezca más a su propio hogar, en la que usted pueda continuar su vida según sus preferencias y deseos, con total autonomía en sus decisiones aunque necesite ayuda y cuidados.
Una vez que la haya elegido, no se olvide de hacernos llegar sus comentarios acerca de las residencias que visitó y sobre la que finalmente se decidió. Otras personas mayores de la ciudad van a agradecer sus comentarios.