En estas fechas muchas familias debaten cómo organizar en los próximos días las reuniones familiares. Una vez más, el colectivo de las personas mayores se sitúa en el punto de mira por ser uno de los más vulnerables. Desde el comienzo de la pandemia, las personas mayores han demostrado una gran capacidad de resiliencia y resistencia. Pero ¿cómo vivirán estas Navidades si no pueden estar rodeados de sus familiares? Y al tiempo muchas familias se preguntan también si es conveniente que los mayores salgan de su casa si viven solos, o de la residencia y pasen las vacaciones en casa.

El médico geriatra, y presidente de la Sociedad Gallega de Geriatría y Gerontología, Miguel Ángel Vázquez Vázquez, ha hablado en “La Ventana” sobre la importancia que tiene para los más mayores reunirse con sus familias. Y es que este médico explica que cuanto más mayores somos, más valoramos los encuentros con los seres queridos: “Las fiestas navideñas tienen ese aspecto emotivo del vínculo. No hemos hecho muchas cosas que teníamos que hacer con los mayores a lo largo de esta crisis. Y creo que esto es una oportunidad magnífica”.

Por lo tanto, desde la Sociedad Gallega de Geriatría y Gerontología aconsejan que las familias se lleven a sus mayores a sus domicilios y pasen con ellos las navidades. Teniendo en cuenta sobre todo que la persona mayor quiera hacerlo y no se sienta insegura.

“No es lo mismo estar hablando con tu hija que está en Barcelona, pero en casa de tu hijo que está en Madrid, que estar desde la residencia hablando por WhatsApp o por Skype con alguien”, explica Vázquez. Es decir, que la idea no consistiría en convertir la casa de un familiar en un desfile de hijos, nietos y bisnietos, sino que pasen estas fiestas con la familia más directa y sin ser más allá de seis personas.

BENEFICIOS PARA LA SALUD

Este médico señala los beneficios directos que puedes poner esta medida: “Aporta bienestar, mejora la respuesta inflamatoria, mejora respuesta inmune, mejora la función cardíaca, mejora el sueño y su ritmo de sueño, el sentirse querido y sentirse amado, sentirse respetado es sentir que la dignidad de la persona importa”.

Y es que el contacto virtual no es lo mismo. Es cierto que las videollamadas han acercado más que nunca durante el confinamiento, pero no pueden sustituir de ninguna manera al contacto directo: “No es lo mismo oler un hogar que verlo a través de una imagen. No, no es lo mismo”.

Esta sociedad médica gallega pide a las autoridades un compromiso para poder llevar a cabo estos reencuentros familiares financiando una PCR al regreso de estos mayores a las residencias para que no puedan llevar el virus de fuera.

No sería necesario hacer la PCR al salir de la residencia porque “hay que partir de la base de que no van a tener ningún problema” al haber estado en un lugar muy controlado en el que no se hayan detectado casos de COVID. El problema, por tanto, estaría en la familia, pero Vázquez entiende que merece la pena correr el riesgo: “Yo creo que mantener a los mayores otra vez en la burbuja con el ánimo de un exceso de protección, refuerza una posición que tiene que ver con ese edadismo”.

Además, este médico asegura que se pueden hacer test de antígenos que, en España, se consiguen por menos de 10 euros: “Seguramente que alguna de las botellas que abrimos en alguna mesa vale mucho más que todo eso”. Vázquez recuerda que el bienestar en las residencias ha bajado de forma radical este año, y que eso, la soledad, también produce muertes.

 

Fuente: www.cadenaser.com

 

Comparte en tus redes