Monica Roqué, secretaria general de Derechos Humanos y Políticas de Cuidado de PAMI, informó que, desde la llegada de la pandemia al país, se detectaron 258 casos de coronavirus en las residencias que dependen de ese organismo y que “la tasa de mortalidad es del 20 por ciento”.

Al participar del informe matutino que emite el Ministerio de Salud de la Nación, la funcionaria explicó que el PAMI cuenta con 568 residencias geriátricas distribuidas en todo el país, con una población de más 22 mil adultos mayores, lo que representa sólo el 15 por ciento de las instituciones existentes si se toma en cuenta todo el universo público-privado.

Roqué dijo que, desde la primera semana de marzo pasado, se estableció “un protocolo muy estricto para evitar que los casos de Covid-19 entren” a las instituciones pero que, cuando sucede, se busca “evitar el brote” con un protocolo que supone el aislamiento del paciente en una institución de salud.

Desde el PAMI, detalló, se implementó un “equipo de contención” que trabaja para mitigar la angustia de las personas mayores institucionalizadas y de los familiares que no pueden verlos personalmente desde hace más de tres meses.

Además, consignó, se brindó un refuerzo económico para que cada geriátrico cuente con el equipo de protección personal para minimizar riesgos de contagios del personal hacia los pacientes.