Alana Officer y Silvia Gascón

La I Conferencia Hispana de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores, Entornos sostenibles para todas las personas, se llevó a cabo el mes pasado en Madrid, España. Organizada por el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso) en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de Salud (OPS), contó con la participación de la profesora Silvia Gascón, directora del Centro de Envejecimiento Activo y Longevidad de la Universidad Isalud y presidenta de la Red Mayor La Plata.
La conferencia, que se celebró entre el 14 y 16 de octubre en la sede del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, contó con 250 participantes, 70 representantes de 14 países latinoamericanos (Argentina, Chile, Uruguay, Brasil, Guatemala, Honduras, República Dominicana, Colombia, Costa Rica, Cuba, Perú, México, Puerto Rico y Ecuador), así como un gran número de municipios españoles pertenecientes a la Red de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores.
La ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social de España, María Luisa Carcedo, destacó la necesidad de “adaptar las ciudades y comunidades a los cambios demográfico”, y manifestó que nos encontramos antes un doble fenómeno: “una imparable urbanización y el incremento de la esperanza de vida”.
Alana Officer, Asesora de Salud de la Organización Mundial de la Salud, remarcó que “la Red Mundial de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores es la red de mayor crecimiento en todo el mundo”.
Por eso, esta conferencia fue fundamental en tanto permitió a países hispanos compartir conocimientos, experiencias y herramientas, y fue el primer paso para desarrollar un movimiento iberoamericano dentro de la red global para ciudades y comunidades amigables con los mayores.

UNA BALANCE “MUY POSITIVO”

En este sentido, Maite Pozo, representante del Instituto de Mayores y Servicios Sociales de España, (Imserso) y Coordinadora de la Red española de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores, manifestó, en diálogo con Lazos, que el balance que hacen de la conferencia “es muy positivo, tanto por el feedback recibido por parte de las personas asistentes, como por la calidad de las presentaciones realizadas y el número de personas y países de América Latina representados”.
Según Pozo, “el interés generado previamente a la Conferencia fue muy alto, el cupo de inscripción se completó unos días antes. Y posteriormente, los contactos establecidos tanto entre el Imserso y otros organismos en Latinoamérica, como los contactos establecidos entre municipalidades participantes en la Red, podrían ser el germen de una red iberoamericana de ciudades y comunidades amigables con las personas mayores”.
En pleno conocimiento sobre el importante desarrollo que en Latinoamérica se viene realizando en relación a la Red de Ciudades y Comunidades Amigables, Maite Pozo destacó la participación argentina dentro del programa que, “después de Chile, es el país latinoamericano con más ciudades en la Red”.
En este sentido, remarcó que contamos en nuestro país “con una de las ciudades amigable pioneras en el mundo, La Plata, que fue una de las primeras en formar parte de la Red, gracias al apoyo de la Universidad ISalud”.
Asimismo, acentuó “el apoyo de PAMI para el impulso de la Red en el país que, al igual que el Imserso, es organismo Afiliado y colaborador de la OMS para la promoción de la Red en su país”.

BUENAS EXPERIENCIAS ARGENTINAS

Consultada en relación a qué experiencias realizadas en nuestro país, en el marco de este programa global, le resultaron más interesantes, Maite valoró los trabajos que se vienen realizando tanto en Mendoza como en La Plata.
Sobre la provincia cuyana, destacó las experiencias de diversos municipios por sus acciones “especialmente en materia de accesibilidad de los entornos, veredas y edificios, y también en materia de transporte”.
Por otra parte, consideró “especialmente interesante la experiencia de la Red Mayor en La Plata, presentada en la Conferencia por Silvia Gascón. Como saben, la participación de las personas mayores es una de las características principales de la Red de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores, no se trata de ‘hacer para’ sino de ‘hacer con’ las personas mayores. La Red Mayor es un buen ejemplo de implicación y participación de las personas mayores en las cosas que les atañen”.

LA PLATA, PRESENTE

Si bien las diversas gestiones municipales no han avanzado demasiado en el desarrollo de un Programa Integral que convierta a La plata en una ciudad amigable, las propias personas mayores nucleadas en la Red Mayor son quienes han hecho suyo este proyecto y año tras año hay realizado diversas acciones de denuncia de los múltiples obstáculos existentes en la ciudad para su plena inclusión. Las veredas rotas, la falta de adecuación del transporte público, las barreras en el acceso a la salud y tantos otros son señalados en cada una de las campañas que se realizan, tanto a través de talleres y seminarios, como en performance callejeras.
Estas acciones han trascendido el ámbito local, los medios de comunicación han colaborado en su difusión y la divulgación en congresos y reuniones científicas, han otorgado a la Red Mayor un reconocimiento internacional. La invitación a participar de la reunión de España es una prueba de ello.
“Fue para mí una gran oportunidad poder participar en un Panel junto a otros líderes de organizaciones de mayores dedicadas a la defensa de sus derechos. Debo decir que la experiencia de la red atrajo especial interés por parte de los participantes, así como de colegas panelistas, expertos y funcionarios presentes”, resaltó Silvia Gascón, tras su regreso a La Plata.
Y agregó: “La página web recientemente creada, en la que se pueden consultar los servicios disponibles para personas mayores con dependencia, el periódico Lazos y las campañas realizadas en la ciudad fueron visualizadas como ejemplos de buenas prácticas y objeto de variadas consultas. No me queda más que agradecer al Imserso en la persona de Maite Pozo y a la directora del programa en la OMS, Alana Officer por esta invitación”.

PANORAMA MUNDIAL

A la hora de hablar de estadísticas, la especialista española admitió que, en el mundo, “recientemente se ha superado la cifra de 1000 ciudades y comunidades en 42 países, que abarcan una población de 256 millones de personas. De estas ciudades, 262 son hispanohablantes”.
¿Cuáles son las proyecciones de cara al futuro? Pozo aseguró que “las expectativas de crecimiento son elevadas”, y remarcó que “la Organización Mundial de la Salud (OMS/OPS) está haciendo un gran esfuerzo para impulsar el crecimiento de la Red, de hecho es la Red de la OMS con más crecimiento actualmente”.
En este sentido, agregó que “una muestra de la importancia que para la OMS tiene esta Red en su Estrategia Mundial sobre Envejecimiento y Salud, es la inclusión de la Red de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores entre las 10 prioridades hacia la Década del Envejecimiento Saludable”.

SOLO BENEFICIOS

Por último, Pozo reflexionó acerca de los beneficios generales de hacer de una ciudad un espacio amigable con las personas mayores.
“Por supuesto, una ciudad o comunidad amigable con las personas mayores beneficia a las personas mayores, facilitando entornos que favorecen el envejecimiento activo y mejorando su calidad de vida (las posibilidades de participación social, de movilidad y desplazamiento, el acceso a actividades de ocio y culturales, el acceso a servicios sociales y de salud, fomentando el respeto y las relaciones intergeneracionales, etc…) pero su implantación en una localidad y las mejoras que introduce benefician a toda la población”, manifestó la experta española.
Y citó como ejemplo: “Si mejoramos las zonas verdes de una ciudad, adecuamos un parque público para que sea accesible, tenga fuentes donde poder beber y bancos con respaldo donde poder descansar, habremos mejorado ese parque para toda la población. O si mejoramos las vías y herramientas de participación en una municipalidad para fomentar la participación de las personas mayores, la habremos mejorado para la ciudadanía en general”.
+++++++++++++++++++++++++++++++

De España al mundo

Por
Maite Pozo (*)

Maite Pozo

Actualmente, la Red en España cuenta con 180 ayuntamientos adheridos y trabajando en este proyecto de la OMS. Son por tanto muchas las iniciativas interesantes e innovadoras que van surgiendo en los planes de acción amigables con las personas mayores y a las que, poco a poco, tratamos de dar visibilidad a través de herramientas como el Blog Ciudades Amigables.
En los planes de acción de ciudades amigables, actuaciones para mejorar la accesibilidad universal son una constante en las propuestas para mejorar el espacio físico, pero también iniciativas que incluyen aspectos “no tangibles” como el respeto, la no discriminación, las relaciones intergeneracionales o la participación social que contribuyen a un entorno amigable y más humano con las personas mayores.
Algunos ejemplos serían la Red de Comercios Amigables de Zaragoza promovida por el Ayuntamiento, que ha tenido una gran acogida en la ciudad y en poco más de tres años cuenta ya con más de 500 establecimientos adheridos. También se ha elaborado la Guía “Cómo ser un comercio amigable”.
Son interesantes también actuaciones para fomentar una movilidad segura, por ejemplo la experiencia de Durango (Vizcaya). O actuaciones para abordar el edadismo o discriminación por edad, como la campaña de sensibilización “Con respeto, mejor” del Ayuntamiento de Terrassa (Cataluña).
Son muchas las acciones e iniciativas que van surgiendo en el marco de este proyecto, es difícil elegir, pero quizás destacaría el programa “Mirada Activa” del Ayuntamiento de Bilbao, que surge ante la necesidad de detectar a aquellas personas mayores que viven solas y que tienen dificultades para cubrir sus necesidades básicas o que no cuentan con redes de apoyo, ni familiares ni sociales, y que se encuentran aisladas o en situación de abandono. Para esa identificación y detección necesarias, el Ayuntamiento ha movilizado con este Programa al colectivo de personas mayores pertenecientes a las 53 asociaciones de mayores del municipio, al colectivo de profesionales de otras asociaciones y a la ciudadanía en general formando una red que colabora en el proceso.

(*) Inmerso.
Coordinación Red de Ciudades y
Comunidades Amigables
con las Personas Mayores

Comparte en tus redes