Una futbolista, una científica, una actriz, una cantante y militantes feministas y sociales fueron premiadas reciemente por el PAMI y la Revolución de las Viejas, con una estatuilla con la imagen de Norma Plá, ícono de la lucha por jubilaciones dignas, reconociendo sus vidas de rebeldía, que les permitieron derribar barreras y ampliar el horizonte de igualdad y libertad social.

Las distinciones fueron para la titular de Abuelas de Madres de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto (por su militancia y trayectoria en el campo de los derechos humanos), la cantautora Liliana Herrero, la actriz Mirta Busnelli, la activista LGTBQ+ Norma Castillo, la abogada feminista Nelly Minyerky, la científica Carolina Vera, la futbolista Betty Garcia, la militante Bethsabé Echeverria Farfán, y para María Adela Antokoletz por su lucha por memoria, verdad y justicia.

PAMI y el colectivo La Revolución de las Viejas se unieron en este reconocimiento en el marco del Día Internacional de las Personas Mayores que se celebra cada 1 de octubre.

La estatuilla que recibieron las mujeres homenajea a Norma Plá, fallecida en 1996, una referente social en la lucha por una jubilación digna.

“Vidas Rebeldes es un reconocimiento a la trayectoria y la biografía de todas estas mujeres que con su vida, obra y compromiso empujaron horizontes más justos”, dijo Gabriela Cerruti, fundadora de La Revolución de las Viejas, al abrir el encuentro que se realizó en el Bar Quirón, un espacio cultural de Palermo para personas 50+.

El premio a la lucha feminista fue para Nelly Minyersky, militante histórica por la igualdad de las mujeres y LGBTIQ+, pionera en la defensa de los derechos sexuales y reproductivos y una de las redactoras de la ley de aborto legal sancionada en 2020.

Luego fue el turno del reconocimiento a Norma Castillo que cuando cumplió 35 y ya llevaba varios años casada con un varón, se descubrió lesbiana.

Con Cachita, su amada Ramona Arévalo, conformaron en 2010 la primera pareja de mujeres en contraer matrimonio legal en Argentina. Ambas tenían 68 años.

Ahora, está escribiendo un libro en el que cuenta su historia de amor y militancia porque “quiere regar el camino con palabras para abrir cabezas”.

En el rubro musical fue distinguida Liliana Herrero, intérprete, música y cantora popular comprometida con su país y con su época, que ha participado en numerosas colaboraciones con grandes artistas como Luis Alberto Spinetta, Fito Paez, Mercedes Sosa, Teresa Parodi, Fernando Cabrera, Ana Prada, Lisandro Aristimuño, Jorge Fandermole, y más.

El Vidas Rebeldes por arte y cultura fue para Mirta Busnelli, actriz con una trayectoria de más de 40 años en teatro, de cine y televisión, ganadora de numerosos premios a la actuación, que le puso el cuerpo e interpretó a personajes queridos y entrañables de la cultura audiovisual argentina.

Filmó más de 20 películas, algunas de ellas fueron Los enemigos, Atrapadas, Las puertitas del Sr. López, Boda secreta, Matar al abuelito, El mundo contra mí, Buenos Aires viceversa, Silvia Prieto, entre otras.

Trabajó en numerosos programas que marcaron la historia de la televisión argentina y acompañaron a miles de personas como Matrimonios y algo más, Como pan caliente, Tumberos, Gasoleros, Disputas, Mujeres asesinas, Todos contra Juan, Yo soy porteño, El trepador, entre otros.

Fue distinguida con 4 premios Martín Fierro, 2 Cóndor de Plata, 2 Clarín, el María Guerrero y el Prensario.

En ciencia, el premio fue para Carolina Vera, científica especializada en cambio climático.

Estudió en la Universidad de Buenos Aires Ciencias de la atmósfera, donde también hizo un doctorado.

Actualmente se desempeña como funcionaria del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, donde coordina del programa Pampa Azul, una iniciativa que estudia el Mar Argentino.

Es una de las pioneras en la militancia para concientizar sobre los efectos del cambio climático, por la cual es reconocida internacionalmente en su lugar de vicepresidenta del Grupo 1 del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC).

En tanto, el premio al Deporte fue para Betty Garcia, pionera del fútbol femenino en Argentina.

Fue la número 9 del primer seleccionado argentino de fútbol femenino, que viajó al mundial de México en 1971 para conquistar, un 21 de agosto, una victoria contra Inglaterra ante más de 100.000 personas en el Estadio Azteca.

En homenaje a esa hazaña del fútbol femenino, cada 21 de agosto se celebra el Día de las Futbolistas.

Por su militancia política y social recibió su estatuilla Bethsabé Echeverria Farfán de origen chileno, que llegó a Argentina durante la dictadura de Augusto Pinochet en su país.

Como coordinadora del Centro de Jubilados “Vecinos del Bicentenario” realiza la tarea de acompañar, contener, proteger a las personas mayores y defender sus derechos, y es una de las fundadoras de “Adultos Mayores de la Ciudad”, agrupación desde la cual desarrollaron una intensa campaña en contra de la reforma del cálculo de movilidad jubilatoria, y una vez sancionada hacia fines de 2017, encaró el desafío de lograr su derogación.

En medio de un “Celebramos tu búsqueda por verdad, memoria y justicia ¡Por la rebeldía de los 30.000!” recibió su reconocimiento María Adela Antokoletz, hermana de Daniel, abogado detenido desaparecido e hija de María Adela Gard Pérez de Antokoletz, línea fundadora de Madres de Plaza de Mayo, colabora con el movimiento desde sus inicios.

Actualmente es integrante de la Federación de Asociaciones de Familiares de Latinoamérica.

Las 8 premiadas, desde cada uno de sus roles personales y profesionales, se salieron del molde de los estereotipos de la vejez y el género impuestos, abrieron y abren caminos, y fueron reconocidas en medios de aplausos, emociones y música para festejar sus vidas rebeldes.

Fuente:
PAMI
Comparte en tus redes